Local

“A la sorda”, comerciantes hacen su luchita en el centro

Algunos ofrecen ventas de manera individual al interior de negocios

César Lozano / El Diario

domingo, 10 mayo 2020 | 13:20

Chihuahua. -  A pesar de las disposiciones de autoridades municipales, de manera discreta, los comerciantes del primer cuadro de la ciudad buscan la manera de vender un poco para poder sacar adelante sus negocios; este 10 de mayo algunos ofrecen ventas de manera individual al interior de negocios, otros con maletas improvisan la colocación de mercancía en alguna esquina y otros cuelgan algunos artículos en las mamparas “a la sorda”, como dice el pueblo.

Esto se observa sobre todo por el área de los mercados populares, sobre las calles segunda y cuarta, donde este 10 de mayo se observa considerable movimiento de personas, actividad de vendedores de comida, farmacias y negocios esenciales, y uno que otro puesto de ropa, calzado, películas, electrónica… arriesgándose a una sanción.

“A mí ya me dijeron que tampoco este mes me van a perdonar la renta. La luz llegó doble, tengo que pagar hacienda, tengo pagar contador y la familia también come”, tenemos que jalar, no tenemos de otra”, dijo con tono decidido un comerciante cuando se le preguntó si no se la estaba “rifando” demasiado.

Otro de ellos más adelante, con tono amigable por el tiempo de acompañamiento desde que se quemó el Mercado Popular del Centro, aquel 21 de enero de 2019, mencionó que ellos han batallado como nadie más desde el suceso. “Primero lo del incendio, luego para levantarlo y cuando pensábamos que ya la librábamos llega el coronavirus”.

Al recorrer la zona se pueden ver canastas de madera llena de mercancía, a la que les colocan letreros para que la gente no deposite basura, “¡NO ES es Basurero!! Lindo Día”; algunos cargan maleta y diablito, puertas de bodegas abiertas donde salen y entran silentes dos o tres personas, las máquinas tragamonedas también conocidas como “el casino de los pobres” con sus clientes habituales.

Un 10 de mayo normal estarían haciendo su agosto, pero este 2020 que sorprende a propios y extraños expone situaciones que no se contemplaban y la supervivencia, en el plano de la realidad muy pocas veces se negocia.

César Lozano