Local

45 nuevos diabéticos en Chihuahua cada día

Es la cuarta causa de muerte en el estado: SS

Salud Ochoa / El Diario

domingo, 14 noviembre 2021 | 05:00

Chihuahua.- Cuarenta y cinco nuevos casos de personas con diabetes tipo I y II, se han detectan cada día en el estado de Chihuahua durante el 2021, para un acumulado de 13 mil 913 casos al cierre de la semana 43, según el reporte de vigilancia Epidemiológica de la Secretaría de Salud.

Según las cifras del mencionado documento, la Diabetes Mellitus tipo II o no dependiente de la insulina, es la de mayor prevalencia, con 307 nuevos casos por semana que suman 13 mil 667 y de los cuales, 5 mi 469 son hombres y 8 mil 198 son mujeres. La cifra representa una diferencia del 20 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior cuando se registraron 11 mil 169 casos de los dos tipos de la enfermedad y se constituye como la cuarta causa de muerte en la entidad.

El citado reporte señala además que, en Chihuahua, durante 2021 se ha tomado nota de 504 casos de Diabetes Mellitus Gestacional contra 339 reportado en 2020.

Lo anterior, coloca a Chihuahua en el séptimo lugar del ranking nacional en 2021, por debajo de estados como México que en el mismo lapso reporta 35 mil 506 nuevos casos; Veracruz que suma 34 mil 466, Ciudad de México 22 mil 855, Jalisco 22 mil 759, Baja California 15 mil 227 y Nuevo León con 14 mil 359.

María Elena Sañudo, Directora Médica de la Unidad de Medicina General en laboratorio Sanofi, explica que la Diabetes es un grave problema de salud para el mundo en general, sin embargo, México ocupa el sexto lugar en el orbe lo que significa que se encuentra muy por arriba de países con mayor cantidad de población como Rusia, India, Brasil e incluso Estados Unidos.

“Según estimaciones de la Federación de Diabetes, México es el 6º lugar a nivel mundial lo que muestra la alta prevalencia de la enfermedad en el país. Y tras estudios se han encontrado importantes factores de riesgo para el desarrollo de la enfermedad. Los tres más importantes son: El tipo de raza al que pertenecemos (latina), la alta tasa de obesidad y sobrepeso que padece más del 70 por ciento de la población y el sedentarismo en que vivimos”, indica.

A los anteriores se suman otros factores que también deben tomarse en cuenta como son la hipertensión, dislipidemia, enfermedad cardiovascular, tener algún familiar con diabetes, ser mayor de 45 años, tener hijos macrosómicos y/o diabetes gestacional.

“En realidad en México el 15.7 por ciento de la población adulta mayor de 18 años tiene diabetes lo que significa más de 12 millones de mexicanos diagnosticados porque faltan los que desconocen que tienen la enfermedad. Definitivamente es un problema grave para la población y los sistemas de salud”.

En el caso de Chihuahua, y con la estadística oficial de la Secretaría de Salud, la entrevistada dice que efectivamente es una cifra muy alta, lo que agrava la situación si se toma en cuenta que por lo menos -de manera general- hay un 15 por ciento de personas que tienen la enfermedad, pero no lo saben.

-Diabetes es una pandemia mundial

-En México se decreto una alerta epidemiológica en 2016 debido a la alta incidencia

-Es la tercera causa de muerte incluso en época de Covid

La diabetes es considerada una pandemia debido a la gran cantidad de pacientes que existen a nivel mundial y en México, en 2016 se decretó una alerta epidemiológica debido al incremento en la cantidad de casos. Sin embargo, a pesar de estar en color rojo en el atlas del orbe debido a la enfermedad, todos los días se diagnostican nuevos casos y los principales factores predisponentes siguen allí.

“Efectivamente se ha considerado a la diabetes como una pandemia. En el caso de México se estableció la alerta epidemiológica por diabetes justo por el incremento alarmante de casos en el país. Hablamos de millones de personas que viven con la enfermedad. Estamos peor que países que nos triplican o cuadriplican la población (Rusia, USA, India, Brasil) y tenemos más diabéticos. Por eso es alarmante y estamos pintados en rojo como país por la cantidad de enfermos. Todos los días se presentan y se diagnostican nuevos casos. Es la tercera causa de mortalidad incluso en época de Covid. El Inegi reportó el 2020 que la diabetes solo está precedida por la enfermedad cardiaca y el Covid en lo que a causa de muerte se refiere”, asegura.

La enfermedad que implica un trastorno metabólico donde se involucra un poco producción de insulina, resistencia a esta o ambas, no discrimina en cuanto a género, ya que se presenta por igual en hombres y mujeres. En lo que respecta a la edad, si hay una diferencia, aunque cada vez menor. Ser mayor de 45 años es una desventaja, pero eso no significa que los menores de edad no desarrollen el padecimiento.

“Cuanto más avanzamos en edad tenemos mayor riesgo, pero cada vez se ve más en menores de edad. Se sabe que a partir de los 60 años el 30 por ciento de la población tiene diabetes. Es diferente porque al final de la vida es más leve, menos agresiva, mientras que en edades más temprana se suelen desarrollar complicaciones crónicas más tempranas como la nefropatía diabética y eso incide directamente en la calidad de vida. Si la glucosa solo fuera una cifra a nadie le preocuparía, pero causa complicaciones crónicas que redundan en la disminución tanto de la calidad como de la expectativa de vida que baja hasta 10 años. Por eso siempre hay que estar hablando del tema porque no es nada despreciable, es importante y debemos darnos cuenta de ello”, enfatiza.

Pero ¿Qué falta por hacer? Si ya hay una alerta, si se identifican plenamente los factores de riesgo ¿por qué la enfermedad sigue aumentando?

“Falta prevención. Sí se puede hacer y tenemos que prevenirla. Si ya sabemos que tenemos los factores de riesgo mencionados hay que mantener un peso corporal en la normalidad, hacer ejercicio, evitar el sobrepeso, el tabaquismo, el alcoholismo, mantener controladas las enfermedades asociadas, etc. Es muy importante la educación en salud, fomentar la alimentación saludable en los niños, que desde pequeños se acostumbren a practicar ejercicio y hábitos saludables de alimentación porque cuando sean adultos será más fácil para ellos”.

Leyes que se aprobaron pero que en la práctica no funcionan

-Prohibieron comida chatarra en las escuelas, pero México sigue con niños gordos

A pesar de la existencia de una ley que prohíbe la venta de comida chatarra en las escuelas, el consumo de esta prevalece por parte de los menores de edad que la consumen fuera de las instituciones escolares o en casa.

En mayo 2014 se actualizó la ley para regular los alimentos y bebidas que se venden en todas las escuelas públicas y privadas de México desde preescolar hasta universidad. Dicha ley prohíbe la venta de comida chatarra por lo que solo se deben ofrecer alimentos naturales.

Según los argumentos dados en ese momento, la medida ayudaría a las niñas y los niños a aprender lo que se puede consumir para no tener problemas de salud y desarrollarse plenamente, tener energía para estudiar, aprender y ser físicamente activos.

Pero no funcionó.

“No tengo una estadística exacta respecto al tema, pero, definitivamente la prevalencia de obesidad sigue incrementándose a pesar de la alerta epidemiológica y de la prohibición de venta de comida chatarra en las escuelas, entonces seguramente no ha funcionado”, dice Sañudo.

En febrero de 2021 el Senado retomó el tema de la prohibición de venta de comida chatarra en los centros escolares sumándose a otras medidas previas como el etiquetado de advertencia a cuanto a contenido nutricional, que entró en vigor el 1 de octubre del 2019, así como la desaparición de personajes, animales, deportistas y cualquier otra imagen que pueda inducir a los niños al consumo de productos con alto contenido calórico, la cual debía ser aplicada desde el 1 de abril.

A pesar de eso, los niños y adultos mexicanos siguen con el problema de sobrepeso y obesidad. Con base en datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México ocupa el primer lugar a nivel mundial en obesidad infantil. Según señala un informe de enero de 2020, esta se ha duplicado de 7.5 por ciento en 1996, a 15 por ciento en 2016.