Local

A tres semanas sin Gaby, siguen sin entregar el cuerpo

Policía Montada participó en la búsqueda

César Lozano/El Diario

domingo, 18 julio 2021 | 05:00

Chihuahua.- Hoy se cumplen 21 días exactos de que la corriente del arroyo que divide las colonias Martín López y Alfredo Chávez se llevó a la adolescente rarámuri, Gabriela Cristina Rico Cruz, cuyo cuerpo aún no ha sido entregado a la familia para su velación y sepelio.  

La búsqueda del cuerpo, duró casi una semana, fue encontrado el 3 de julio en un lecho del Río Sacramento, más delante de donde se junta con el Chuvíscar, sin embargo, el cuerpo permanece en las instalaciones del C-4 en espera del reconocimiento oficial, confirmó la Fiscal Especial de la Mujer, Wendy Chávez.

En su momento, las autoridades informaron que el cadáver no se encontraba en condiciones de ser reconocido, por la hinchazón y el desgaste que generó el arrastre de los cauces; la identificación por medio de las huellas digitales tampoco fue posible debido al desgaste de las yemas.

El martes 6 de julio, los padres de la menor, les tomaron muestras para realizar el examen del ADN que permita el reconocimiento a través de la genética, sin embargo, el proceso podría llevar meses.

Raúl Jáquez Frías, jefe de la Policía Montada, informó que, también participaron en el operativo de búsqueda de la adolescente desde un principio, y en todo momento acompañaron a las diferentes autoridades que solicitaban apoyo en zonas de difícil acceso.

“En el caso de la jovencita indígena hicimos un patrullaje en línea, con una distancia adecuada entre un caballo y otro para hacer un rastreo a detalle, una búsqueda minuciosa entre los matorrales”, comentó el agente.

La violencia de la corriente, de ese domingo 27 de junio fue tal, que en pocos minutos el cuerpo de la jovencita fue expulsado por un desagüe que se encuentra a la altura del Parque del Acueducto, en el Río Chuvíscar.

La familia y la comunidad del asentamiento El Oasis, resignados; esperan el día para poder velar a Gaby en la iglesia del lugar, para así poder descansar por fin, luego de dolorosos días de ausencia, angustia, así como búsqueda y trámites.