Local

Abandonan a la comunidad pima: procuradora indígena

Su pueblo se encuentra relegado de los apoyos y la asistencia de la Coepi: Juanita Coronado

César Lozano / El Diario

martes, 25 mayo 2021 | 05:00

Juanita Coronado Loya, procuradora de asuntos indígenas de las comunidades pimas, denunció que su pueblo se encuentra relegado de los apoyos y la asistencia de la Comisión Estatal Para los Pueblos Indígenas (COEPI) y abandonado a su suerte por el gobierno de Javier Corral. 

“Desde que yo me acuerdo, los Pimas estamos olvidados en todo sentido, tanto en educación, salud, apoyos e incluso muchos piensan que en el estado nomás hay rarámuris, siendo que somos 12 comunidades en donde vivimos unos 800 o 900 miembros”.

Señala que al principio de la administración actual les llovieron promesas por parte de las autoridades estatales, que concentraron todos los apoyos de recursos hacia la comunidad rarámuri, olvidando a Pimas, Tepehuanes y Guarojíos, los otros pueblos originarios del territorio chihuahuense.

“Yo le ayudé a Petty Guerrero, yo le junté a toda la gente de las comunidades indígenas de nosotros y al final nos dejó fuera y no nos ayudó para nada; La Coepi no es para todos, no nomás para los rarámuris, es para los cuatro grupos étnicos porque los indígenas somos iguales, y a nosotros nos olvidaron”.

Pérdida de la lengua

El pueblo Pima se concentra, sobre todo en los municipios de Temósachic y Madera, en los límites con Sonora, pero afrenta la amenaza de la pérdida de su lengua natal, pues en la actualidad sólo 175 indígenas la dominan, en su mayoría personas de edad avanzada. 

“Nosotros como indígenas no pedimos mucho, lo que más queremos en la actualidad es que se digan las tradiciones, las costumbres y la lengua que no senos pierda, porque cuando llegamos a tener maestros en las comunidades, son monolingües de puro español y eso hace que nuestras nuevas generaciones estén perdiendo la lengua original de la comunidad”, comentó la procuradora. 

Entre otras fuciones, Coronado Loya se encarga de brindar apoyo  y representación a los indígenas de su comunidad en los juicios orales que se desarrollan en el distrito de Guerrero, además de gestiones en materia de educación, economía y asuntos agrarios, y comenta con pesar que la subsistencia de la etnia tiene un negro panorama, por lo cual muchos jóvenes optan por adherirse a las filas de grupos criminales. 

“Ahorita habemos de todos, a veces por la desesperación de enfermedades y falta de dinero obligan a muchos muchachos a involucrarse en cosas ilegales, como en todo”, indicó, agregando que intentan obtener recursos a través de la agricultura, crianza de animales, elaboración y venta de artesanías y conservas de alimentos. 

Dentro de las peticiones urgentes de la comunidad pima se encuentra la cobertura educativa para los niños, pues hay comunidades en donde no mandan maestros ni siquiera de Conafe, siendo que la educación es un derecho constitucional básico. 

La titular de la Coepi, antes Coordinadora Estatal de la Tarahumara, ha sido señalada en múltiples ocasiones por la falta de resultados de la institución a su cargo y por concentrarse en casos donde existen claros conflictos de intereses, como el de la comunidad que reclama el predio donde se encuentra el aeropuerto de Creel.