Local

Abuelito de 91 años construye y cuida parque sin remuneración ni ayuda

Desde hace años pide una cancha y jueguitos para los niños del sector

César Lozano/El Diario

César Lozano/El Diario

domingo, 17 mayo 2020 | 09:00

Chihuahua. - Lo que podría ser un terreno estéril y peligroso de esos que abundan en las colonias de la ciudad, es un parque colorido y cuidado gracias a don Vicente Hernández Ordóñez, señor que a sus 91 años todos los días se levanta desde las 05:00 horas para “pasito a pasito” como él dice, dar mantenimiento a este rinconcito de ciudad ubicado en las calles Ladrilleros y Cuenca del Conchos.

Este parque existe por iniciativa de don Vicente, originario de Puebla, quien vive desde hace seis años con su hija en la colonia Ladrilleros y cuenta que siempre se dedicó al campo. Cuenta que un candidato le ofreció hace años llevarle árboles y él los sembró todos, les colocó llantas de protección alrededor las cuales también pintó, y los riega llevando el agua con dificultad según les toque.

Su voz es casi inaudible y al hablar pierde un poco el aliento, porque se encuentra enfermo de los pulmones, pero aún así no suelta el azadón. Descansa un poco para platicar y agarrar aire, pues cava un hoyo para colocar unas flores en ese espacio destinado para jardineras entre la banqueta y la calle, de esos que por lo regular se encuentran llenos de basura, piedras y mala hierva en todos lados.

Sólo ve con un ojo, pero demuestra una fortaleza fuera de lo común para un nonagenario. Nadie le paga por sus servicios y señala que lleva años pidiendo una cancha y jueguitos para los niños, pero las autoridades lo ignoran.

“Dígales que se necesita una cancha con jueguitos, porque a mí no me hacen caso, a todos los que veo les digo, pero nomás no pasa nada, nomás me engañan”, comenta don Vicente, quien no limita su labor social, pues barre la banqueta, recoge basura, conserva limpio y más que digno un espacio que lo más seguro es que fuera un lote baldío.

Pino, Moro, Palma y Lila, son algunas de las especies que plantó y conserva Vicente, además de varias especies de flores que con amor cuida; Una manera humilde y admirable de contribución social, una visión madura y solidaria del espacio común.