Local

Accidental, muerte de sacerdote

Determina Fiscalía que falleció por golpe en la cabeza; Édgar Iván Estrada será supultado hoy

Mayra Hermosillo González/ El Diario
jueves, 07 febrero 2019 | 05:30

Chihuahua- La Fiscalía General del Estado (FGE), determinó ayer que el sacerdote Édgar Iván Estrada murió a consecuencia de un traumatismo craneoencefálico derivado de una caída accidental, y autorizó la entrega del cuerpo a familiares para su sepultura, luego de dos días desde que fue localizado sin vida.

Los estudios forenses determinaron que la hora de la muerte del clérigo, ocurrida en el interior del Seminario San José, fue a las 01:00 horas del lunes 4 de febrero, pero su cuerpo fue localizado ocho horas después, según el reporte que levantaron las autoridades tras recibir la llamada de auxilio a las 09:14 horas.

Ese día, según refirieron los testigos, el sacerdote de 40 años no bajó a desayunar con los demás religiosos, por ello fue enviada una persona a buscarlo y lo encontró tirado en el baño de su habitación; presentaba una lesión en la cabeza y había rastros de sangre.

La Fiscalía Zona Centro envió personal ministerial y de Servicios Periciales para que se hicieran cargo de levantar testimonios y evidencia, respectivamente, para luego dar paso al traslado del cuerpo al Semefo.

La presencia de una lesión en la cabeza del sacerdote, llevó a la Fiscalía a realizar una serie de estudios para confirmar si se debió a una caída.

Los análisis periciales se prolongaron por dos días y fue pasado el mediodía de ayer que la FGE dio a conocer públicamente la causa de muerte del sacerdote.

De acuerdo a la información, brindada a través de un comunicado de prensa, el religioso sufrió una caída y se golpeó la cabeza.

En el esclarecimiento de la causa participaron peritos en criminalística de Campo, entre otras disciplinas de áreas biológicas y forenses, se precisa en el documento enviado a la prensa. La FGE indicó también que desde el primer momento en el que se hizo cargo del cuerpo, se mantuvo contacto con la familia del presbítero, para darle certeza jurídica a la investigación, de la gestión de trámites y brindar acompañamiento.

Ayer por la tarde, finalmente la Fiscalía autorizó la entrega de los restos mortales al personal de la funeraria que fue contratada por sus familiares.

Las autoridades indicaron que la carpeta de investigación por este caso quedó concluida una vez que se determinó que se trató de una muerte accidental, por lo que no hay un delito que perseguir.

El padre Édgar Iván Estrada se desempeñaba como orientador vocacional del Seminario, pero se desempeñó también como vicario y párroco en Cristo Rey en la ciudad de Delicias, así como en Rosales.