Local

Acuden por despensas diariamente a banco de alimentos de Cáritas

Hasta cuatro veces más baratos los insumos. Dan preferencia a adultos mayores y personas con discapacidad

Juan Carlos Núñez

viernes, 01 mayo 2020 | 10:00

Chihuahua, Chih.- Diariamente ciudadanos han acudido al Banco de Alimentos de Cáritas para adquirir una despensa que les ayude a solventar la crisis económica generada por la contingencia del Coronavirus (Covid-19), por lo que obtener un kit completo para varios días por tan solo 100 pesos por ejemplo.

Durante la actual pandemia, la demanda de apoyos alimenticios aumentó hasta en un sesenta por ciento debido a la creciente necesidad económica de las familias, que generalmente se atendía entre 80 y 90, pero ahora ha superado las 150 y tienen que limitar la atención para que no se sature.

Las familias que reciben una despensa de manera regular pueden llevar alimento básico como verduras, frutas, todas en buen estado; también algunos lácteos y carnes, sopas, aceites, enlatados, cereales, además que también hay oportunidad de adquirir otro tipo de comida a precio mucho más económico.

Varios ciudadanos que han acudido, destacaron que la atención por parte de los voluntarios ha sido muy amable, especialmente porque se le da prioridad a adultos mayores y personas con alguna discapacidad, si es posible se atenderá al resto para no saturar el servicio, ya que solo hasta determinada hora permanece abierto.

El presidente del banco hizo un llamado a iniciativa privada y sociedad civil a también responder con la ayuda para llegar a más familias, pues incluso se pretende llevar a cabo un proyecto de repartición a adultos mayores que no pueden salir de sus casas.

El banco ubicado en la Calle Sierra del Cuervo 31074 en la colonia 1 de Mayo, a un costado del Estadio de Béisbol es el más grande de la República mexicana y tiene como  objetivo, incrementar el número de beneficiarios de ayuda alimentaria de 95 mil a 250 mil personas en un plazo de dos años, desde que se inauguró en el 2018.

Cáritas de Chihuahua es una institución de beneficencia privada, legalmente constituida y sin fines de lucro, que cuenta con 23 colaboradores y 300 voluntarios que aportan su tiempo y talento para combatir la hambruna, que generalmente es apoyada por la Arquidiócesis de Chihuahua.