Local

Acusan a funcionarios de dañar área protegida del Cañón de Santa Elena

Y de utilizar recursos públicos del Estado para obras particulares

De la Redacción/ El Diario

jueves, 19 agosto 2021 | 07:19

Chihuahua. – Pobladores de Manuel Benavides, municipio cercano a Ojinaga, al centro–oriente del estado, denunciaron que funcionarios municipales, estatales y federales disponen de recursos públicos para beneficio personal y destrucción del patrimonio natural del cañón de Santa Elena. 

El quejoso, quien pidió que lo identificaran con el nombre falso de Omar Gómez, por temor a represalias, aseguró que obtienen beneficios económicos al utilizar maquinaria de Gobierno del Estado para construir caminos a sus ranchos y presones para su ganado, dañando el equilibrio general de la zona. 

En específico, mencionó a Miguel Mendoza Pérez, subdirector encargado del Área Natural Protegida Cañón de Santa Elena, ante la Comisión Nacional de Áreas Protegidas (Conanp) y de Rolando Sánchez, quien trabaja en el departamento de Infraestructura de la Secretaría de Desarrollo Rural.

“Estos funcionarios trabajan en contubernio, hacen y deshacen caminos y presones sin tener permiso por SEMARNAT”, dijo, y advirtió que los caminos dañan la conservación de la flora y fauna de la región y los presones necesitan un permiso de la Semarnat, por provocar el sobrepastoreo de zonas protegidas.

“Está la corrupción a todo lo que da es en Manuel Benavides, donde los tres niveles de gobierno se hacen de la vista, y de la cartera gorda, por su parte presidencia municipal que solicita la maquinaria de gobierno del estado”, insistió.

Antes de finalizar, agregó que se trata de un problema comentado en la región y que además, la maquinaria estatal permanece al interior de los ranchos del funcionario estatal Rodolfo Sánchez y de su hermano, como si fueran de su propiedad.