Local

Acusan Pimas a recaudadora de Temósachic por desvío de 1.4 millones

Dinero serviría para obras de las comunidades

Tomada de internet

César Lozano / El Diario

miércoles, 09 junio 2021 | 05:00

Chihuahua.– Habitantes de las comunidades de Babícora de Conoachi y Ciénega Blanca, del municipio de Temósachic, acusan a la recaudadora de rentas local, María Dolores Antillón, por el desvío de 1 millón 400 mil pesos, recaudado por medio de actividades para realizar obras básicas en beneficio de la población. 

La comunidad realizó una asamblea el pasado 9 de marzo para tratar los asuntos de rendición de cuentas del expendio pro obras de cuatro años anteriores, donde se acumuló una cantidad importante por el concepto de venta de cerveza entre otras actividades recaudatorias. 

“Lo que necesitamos es que nos regrese el dinero para el bien de la comunidad y beneficio de la comunidad. Que sea la misma comunidad la que utilice dicho recurso para el bien del pueblo y hacer obras que sea emergentes donde los lineamientos estén de acuerdo que obras se pueden hacer y por lo tanto pedimos que a no queremos que se siga entregando el recurso a la recaudadora. 

El documento en donde se expone a detalle la situación, se firmó por más de 60 miembros de la comunidad indígena y se analizan estrategias legales para obligar a la recaudadora a regresar el dinero de la comunidad, pues cuando se le exigió rendición de cuentas por el dinero, en el pasado mes de marzo, decidió cerrarles la puerta a los representantes y se reunió a puerta cerrada con otros dos funcionarios. 

Graciano Domínguez Quintana, Gobernador indígena de Ciénaga Blanca, dijo lamentar el abuso constante que sufre la comunidad Pima por parte de las autoridades mestizas, a tal grado, que la funcionaria señalada, María Dolores Antillón, fue la candidata del PAN por la presidencia de Temósachic. 

Agregó que ninguna autoridad les ha querido recibir para tratar el tema del desvío y según Juanita Coronado, Gobernadora de la misma comunidad, dichos recursos se utilizarían para arreglar un camino vecinal que por lo regular se encuentra en pésimas condiciones, dar mantenimiento a una iglesia que representa un punto de unión y construir un centro de velatorio para el pueblo pima de la región. 

“Todos los apoyos se van para los hermanos rarámuri y como a nosotros no nos llega pues hacemos actividades, pero por confiar en la recaudadora ahora tampoco tenemos nuestro dinero y no se vale, se debe hacer algo porque son abusos y también queremos progresar”, concluyó Graciano.