Local

Adelitas, las otras revolucionarias

A pesar de su heroísmo, pocas son reconocidas

Francisco López/El Diario

De la Redacción

lunes, 18 noviembre 2019 | 14:41

Chihuahua.- Los grupos de mujeres que se integraron a la Revolución Mexicana no solo son referente del papel de lucha y atención en aquella época, sino también inspiración para las generaciones actuales, de figuras envidiables por su ímpetu al defender una causa, la libertad y la justicia. 

Conocidas como soldaderas, adelitas, valentinas, entre otros nombres, han surgido mitos y leyendas de sus personalidades y acciones, pero existen muchas referencias y fotografías que muestran a las damas bien armadas, con marcas de batalla y con una presencia imponente.

Las historias contadas de las mujeres más representativas son muchas y en la actualidad, hay un gran auge por la inspiración que ellas dieron en la lucha armada, por lo que es común que en las escuelas primaria, las niñas suelen vestirse y tomar personalidad fuerte; esto para los eventos conmemorativos del 20 de noviembre, que inició el movimiento.

Existen varis fotografías de grupos de mujeres que llevaban sus carretillas, rifles, pistolas, aunque también se conoce que muchas hacían la labor de concina y cuidar a los heridos, así como apoyar a los hombres que iban y regresaban a la batalla, no obstante, también entraban en combate.

A pesar de su heroísmo y valentía, hay pocas reconocidas por sus nombres a diferencia de los varones, pero se conocer mucho gracias a los corridos compuestos en honor a las ejemplares damas, que por luchas a favor de la libertad, eliminaron todo estereotipo y pelearon incluso a la par que los hombres.

Una de las más famosas y que iniciaron parte del furor, fue Adela Velarde Pérez, mejor conocida como la “Adelita”, que nacida en Ciudad Juárez, fue de quien se inspiraron para nombrarlas “Adelitas”. Se dice que murió en Estados Unidos, pero que lucho en los frentes de la Revolución. Hay varios corridos, pero el más común es el que compuso un coronal que supuestamente estaba enamorado de ella.

El término de “Valentinas” también se dio por Valentina Ramírez, a quien apodaban “La Leona de Norotal”, por su tierra natal en Durango, pero que a diferencia de otras, ella si visitó como hombre y tomó alias de “Juan Ramírez”, que en aquellas épocas, no les gustó a los altos mandos, así que en lugar de degradarla, la mandaron a trabajos convenciones. Dicen que murió atropellada por aún automóvil. Sirvió de gran inspiración para otras mujeres en la lucha armada.

En Chihuahua, además de las “Adelitas” en honor a Adela, también estaban las “Soldadoras”, cuyos nombres varían mucho, así como sus apodos. Gran parte de lo que se conoce está por las anécdotas de familiares descendientes de ella o bien, por historiadores que han investigado.

Gracias a la labor que realiza la compañía de recorridos turísticos “Chihuahua Bárbaro”, han salido muchos personajes femeninos inspirados en mujeres reales o al menos, de corridos compuestos a las valientes damas.

Tal es el caso de varias actrices que sirven de guía y sus personajes son de revolucionarias. Un ejemplo es Melissa Baca, quien personifica a “La Chamuscada”, que es basada en el corrido del mismo nombre, el cual habla de esta mujer de gran carácter y que el apodo fue por culpa de la pólvora que le quemó sus dedos, una que prefirió luchar en batalla que ser solo soldadera. Aunque se desconoció popularmente el nombre, entre los intérpretes más famosos del corrido es el de la cantante, América Martin, quien a sus 84 años falleciera luego de que en 2017 encontraran su cuerpo sin vida después de haber sido secuestrada, un hecho muy lamentable.

A diferencia de lo que se piensa de mujeres que luchan en igualdad de condiciones que los varones en la guerra, la importancia de ellas era vital no solo por pelar en batalla, sino por los cuidados y labores, así que hacían más trabajo que los varones. Además, eso no les quitaba la belleza ni feminidad, porque se sabe que muchos militares se enamoraron de varias, tuvieron hijos, se casaron; las canciones no solo destacaban su imagen sino su coraje y carácter, algo distintivo de las mujeres del norte, que hasta la fecha se hace alusión, se admira y reconoce.