Local

Ahora reprimen a maestras

Lágrimas, consignas contra el Gobierno, empujones y tres maestras detenidas, que fueron liberadas una hora después, fue el saldo de una manifestación iniciada de forma pacífica

Carlos González/El Diario
domingo, 08 septiembre 2019 | 09:00

Chihuahua— Lágrimas, consignas contra el Gobierno, empujones y tres maestras detenidas, que fueron liberadas una hora después, fue el saldo de una manifestación iniciada de forma pacífica, pero que presentó momentos en los que los ánimos se encendieron.

La protesta fue por el proceso de asignación de plazas, que los Servicios Educativos del Estado de Chihuahua (Seech) y la Secretaría de Educación y Deporte iniciaron ayer en lo ‘oscurito’, debido a que negaron el acceso a los medios de comunicación.

“Ahora qué vamos a hacer, a qué nos vamos a dedicar; las autoridades nos han abandonado”, decía llorando una de las maestras. 

“Vamos a seguir luchando por lo que es justo y a defender nuestros más de cuatro años de estudio”, respondió una de sus compañeras, ante una valla de por lo menos 40 policías que cubrían la entrada principal del salón Castello.

Aproximadamente una hora después, las dos detenidas por los policías estatales fueron liberadas.

“La agresión fue aquí. Los policías empezaron a empujarnos, nosotros simplemente no queríamos quitarnos de nuestro lugar; empezaron a jalonearnos y a amarrarnos con sus brazos, me levantaron en peso y me llevaron para allá atrás, en donde nos esposaron y nos levantaron un acta”, dijo una profesora.

Las maestras mostraron las señas de la violencia en su brazos, varias de ellas con moretones producto del forcejeo con los agentes estatales, aunque la primera visitadora de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Karla Gutiérrez, aseguró que quedó asentado en la declaración de las propias maestras detenidas, que no hubo violencia contra ellas y que el operativo realizado se llevó a cabo ante el bloqueo de las instalaciones que impedía el acceso a autoridades educativas.

El evento se desarrolló en el salón Castello, a donde llegaron autoridades educativas; ninguna de ellas se detuvo para explicar el proceso o para atender las peticiones de las maestras, en su mayoría procedentes de la Normal de Saucillo, pero también había afectados de la UPN, Tec Milenio y otras universidades privadas.

Aunque prefirieron no dar sus nombres, las maestras que protestaban aseguraron que su puntaje era mayor a 80 puntos, por encima de la gran mayoría de los docentes que integraron la primera lista de prelación y que ya se encontraban dentro del salón para la asignación una plaza laboral.

Aunque desconocen si existe un manejo político en las listas de aceptados, aseguraron que sí hay preferencia por algunos, debido a que quienes tienen algún familiar o amigo dentro de la estructura educativa, alcanzaron a entrar a la primera lista, sin importar que el puntaje no sea el óptimo.

“Nosotros lo que queremos es trabajo, que nos manden a donde haga falta; es falso que tenemos miedo de ir a la Sierra, porque esa es nuestra responsabilidad, ir a dar educación a donde haya niños que la necesiten”.

El grupo de maestros señaló que el secretario de Educación se había comprometido a resolver el problema, pero que desde hace días no les ha respondido ante el cambio de acuerdos que ya se habían tomado en conjunto, para ser incluidos en la lista “A”.

“Son muchos los maestros sin grupo y muchos grupos sin maestro y eso es parte de un error que no quieren aceptar. Todos tenemos derecho al trabajo y no es justo que se dé un manejo como éste”, comentó una de las líderes.

La asignación de las plazas podría extenderse hasta el próximo martes, según funcionarios de la Secretaría de Educación, por lo que las protestas también podrían incrementarse durante los próximos días.L