Local

Algarabía y llanto en La Colina

Algunos con ‘la banda’, otros con oraciones y unos más con lágrimas, recuerdan a sus difuntos

Francisco López/El Diario

Carlos González/ El Diario

miércoles, 03 noviembre 2021 | 06:40

Cientos de personas acudieron ayer al panteón La Colina para conmemorar el Día de los Muertos, que de manera tradicional se da el 2 de noviembre, fecha en que los mexicanos abarrotan estos lugares para visitar a sus familiares fallecidos.

En el lugar familias completas recordaban a sus seres queridos, algunos a través de oraciones y otros al ritmo de ‘la banda’, con la música que les gustaba. En algunas de las tumbas se desbordaba alegría y en otras tristeza, pero todos se encontraban unidos y recordando a su familiar.

Aunque se observó un número importante de visitantes, fue notoria la disminución a comparación con años anteriores.

Afuera del panteón hubo decenas de vendedores de flores y comida, quienes desde días pudieron instalarse y al ingresar a las instalaciones fueron colocados filtros para brindar gel antibacterial y aparatos para medir la temperatura de las personas, buscando evitar posibles contagios de Covid-19.

Durante la mañana se llevó a cabo un evento de elevación de plegarias, en el que las personas se unieron en oración y enviaron al cielo ramilletes de globos, como un mensaje de descanso eterno de sus familiares.

El evento se dio en las inmediaciones de la capilla principal del cementerio, en donde se contó con la presencia de varios sacerdotes, quienes dirigieron los rezos en favor de los difuntos.

En la mayoría de los casos, acudieron en familia a limpiar y colocar flores nuevas a las tumbas, aunque también hubo casos como el de la señora Juana, quien acudió sola para recordar a uno de sus hijos, quien falleció hace 5 años.

Ahora, en semáforo verde en el riesgo epidemiológico, hubo menos restricciones que durante los últimos casi dos años; sin embargo, el uso del cubrebocas y el gel antibacterial continuaron como una de las condiciones para poder ingresar al camposanto y poder rendir tributo a los difuntos.

La mayoría de las tumbas se encontraban limpias y en buenas condiciones, con flores y adornos nuevos, aunque otras, aparentemente no son visitadas desde hace tiempo, pues mantenían notificaciones para el pago de la cuota anual de mantenimiento que pide la administración.