Local

Alumbrado, obsoleto y con futuro incierto

Alcaldes han intentado renovarlo desde hace más de una decada sin lograrlo

El Diario

Juan Carlos Núñez/El Diario

martes, 26 noviembre 2019 | 12:21

Chihuahua.- El sistema de alumbrado público de la ciudad de Chihuahua ha sufrido de fallas durante varios años, que a pesar de reparaciones, mantenimiento e intentos por rehabilitarlo, son los ciudadanos quienes más han sufrido porque desde hace más de una década se le considera obsoleto.

Sin embargo, a pesar de varias alternativas presentadas por administraciones municipales, el futuro de la luz en la capital luce más incierto que nunca, así como un futuro muy oscuro.

De acuerdo con la información que se ha generado en diversas sesiones de Cabildo, las propustas para concesionar han sido varias, unas pendientes, otras autorizadas, pero estuvieron lejos de llegar a aprobarse por los diputados del Congreso del Estado en la Legislatura en turno.

La última gran conversión que se hizo en la administración municipal encabezada por Gustavo Ramos Becerra, en la gestión correspondiente de 1995-1998, la cual finalizó un proyecto ambicioso donde se sustituyeron 10 mil lámparas de luz mercurial, que hasta la fecha aún existen algunas por lámparas de vapor de sodio que en la actualidad son las que componen la mayor parte del alumbrado.

Casi 10 años después y dado el crecimiento de la ciudad, el entonces presidente municipal, Juan Blanco Zaldivar, quien recuperó la Alcaldía para el Partido Acción Nacional (PAN), declaró tener la intención de hacer un esquema de concesión para el mantenimiento de luminarias, un proyecto que no prosperó sin llegar al Congreso del Estado, que tenía mayoría priista, que ya habían hablado en contra de estas ideas. Además, se mencionó que había otras necesidades por cubrir, en ese entonces finalizar la construcción de la Vialidad Sacramento, muy cuestionada por fallas hasta la fecha.

En 2013, Marco Adán Quezada Martínez, alcalde por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) propuso nuevamente el poder concesionar el sistema de alumbrado público a empresas privadas por un periodo de 10 años para que les dieran el mantenimiento y comenzar a cambiarlo, ya que existían muchas fallas, además que la iluminación con tecnología LED ya tenía un tiempo de haberse implementado, que mejoraba la visibilidad y había ahorro de energía.

A pesar que en abril de ese año obtuvo la aprobación de todos los regidores del Ayuntamiento, incluidos los opositores y del PAN, este tema tuvo mucha polémica, pero al tener la validación de alumnos y catedráticos de los dos Institutos Tecnológicos de Chihuahua, se vio favorable y con posibilidades.

Ya en el Congreso del Estado, los legisladores no analizaron a fondo el tema y la discusión se daría para la siguiente Legislatura, así como también la administración municipal entrante que encabezó Javier Garfio Pacheco.

En 2015, antes de solicitar licencia para poder contender a ser precandidato a la Gubernatura,  destacó 150 millones en alumbrado público, el cual se ha invertido en las colonias de Chihuahua y en vialidades principales como el Periférico de la Juventud, donde actualmente hay este tipo de luminarias LED.

Durante los tres meses que estuvo el empresario, Eugenio Baeza Fares, presentó un proyecto de concesión para modernizar y ampliar la cobertura de alumbrado público en la ciudad con lámparas de tecnología tan mencionada, que generaría un ahorro de hasta el 60 por ciento de las finanzas, así como mejorar la seguridad en zonas más vulnerables.

No obstante, al regreso de Garfio Pacheco en 2016, los regidores del Ayuntamiento determinaron cancelar el proyecto integral de alumbrado público, que incluía el cambio total de las luminarias de la ciudad.

Lo anterior luego de que la Sindicatura, así como los miembros del PAN señalaran irregularidades en la licitación que tendría una empresa encenagada de este servicio, lo que tendría una inversión de casi mil 200 millones de pesos por un periodo de diez años.

Es así como se dijo que un proyecto nuevo debería tomarlo la próxima administración que actualmente encabeza María Eugenia Campos Galván.

De esta manera, el proyecto “Iluminamos Chihuahua” fue aprobado en abril de este año por los regidores del Ayuntamiento, que comprendería una reconversión tecnológica del sistema de alumbrado público, dado a que la tecnología LED da cumplimiento a demandas establecidas por la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (Conue), y al no contar la administración con el recurso necesario se pensó en la concesión como medio para llevar a cabo la reconversión, una concesión que no afectará las finanzas municipales ni significará una deuda para los chihuahuenses, ya que se hará con los recursos que actualmente se pagan y aunque la propuesta se dará durante un plazo de hasta 15 años, se dará puntual seguimiento al contrato, pues en caso de incumplimiento el servicio volverá a manos del Municipio. Incluso se volvió a mencionar la cantidad de inversión de mil 200 millones de pesos.

Esto pasó al Congreso del Estado donde los diputados de los diferentes grupos parlamentarios no pudieron ponerse de acuerdo, ya que se requiere una gran mayoría para otorgarle autorización al Municipio para realizar este proyecto.

Mientras eso ocurría, se realizaron diversas exposiciones sobre el costo real de la renovación, que implicaría cambiar más de 83 mi luminarias con tecnología LED, los arbotantes, el cableado total de la ciudad de varios kilómetros y circuitos, para lo cual, se requeriría una inversión inicial mayor a la capacidad del Ayuntamiento, razón por la que la concesión durante 15 años podría alcanzar hasta seis mil millones de pesos como tope máximo en ese periodo, al incluir la inflación que sube año con año.

Esto generó muchas inquietudes entre actores políticos y ciudadanos, por lo que una agrupación denominada “Wikipolítica” a la que se unió “Chihuahua Decide”, solicitó un plebiscito al Instituto Estatal Electoral (IEE), para que se hiciera una consulta ciudadana. Se le autorizó en caso de juntar más de tres mil firmas, las cuales se dieron.

Posteriormente, entró el debate del recurso para hacer una jornada electoral de tal magnitud, por lo que se le pidió al Ayuntamiento, que al ser el promotor de este proyecto, debía solventarlo, para lo cual, se erogaron ocho millones 900 mil pesos.

Es así que el pasado domingo 24 de noviembre se presentó la votación donde a pesar de que no se alcanzó la participación de al menos el 10 por ciento del padrón electoral, el Municipio determinó retirar el proyecto de alumbrado al hacer caso al ejercicio democrático aun cuando no fuese vinculante.

La actual realidad del sistema de alumbrado público es un evidente desgaste y fallas constantes, es obsoleto ya dicho por muchos especialistas en el tema, debe con urgencia modernizarse; sin embargo, a pesar de que la democracia ganó en este tema por no aceptar el proyecto que presentó el Ayuntamiento, nunca se presentó una solución alternativa al problema real, así como tampoco propuestas de acorde a la situación actual del Municipio y de los chihuahuenses, por lo que después de casi 30 años, la oscuridad en la noche en varias calles de la ciudad se aprecia y más en esta temporada invernal.

Hasta el momento, no se ha determinado algún plan adyacente para mejorarlo, más que las últimas declaraciones de la alcaldesa, quien dijo que a pesar de la decisión tomada, se trabajará por mejorar los servicios para los chihuahuenses.

jnunez@diarioch.com.mx