Local

Amenazan nogales abasto de agua en la ciudad

De acuerdo con datos de la JMAS, el 75% del líquido disponible se destina a uso agrícola

Francisco López/El Diario

César Lozano / El Diario

domingo, 25 abril 2021 | 10:01

Chihuahua. – El municipio de Chihuahua, con una demanda de agua para una población cercana al millón de habitantes, y con cuencas hidrológicas en grave peligro por el constate déficit anual de recarga que presentan, es hoy el tercer productor nogalero del estado y el crecimiento de este cultivo perene resulta preocupante sobre todo al norte, donde las huertas, la perforación de nuevos pozos y el cambio de cables de energía eléctrica a calibres más potentes, denotan el estallido de la actividad. 

“Realmente en el municipio no hay pequeños productores como en otras zonas, porque aquí es exclusivamente con agua subterránea, entonces son por lo regular proyectos grandes, sólo en la presa San Marcos hay un par de huertitas pequeñas”, comentó Mauro Parada, director de Desarrollo Rural del Municipio. 

Durante un recorrido por la zona, se observó la intensa actividad nogalera con trabajadores plantando nuevos árboles a la altura del kilómetro 56 de la carretera a Juárez, la perforación de un pozo en el kilómetro 60 y en toda la zona de El Sauz trabajadores de CFE y la empresa DELCSA sustituyendo el cableado eléctrico por uno de por lo menos tres veces mayor calibre, lo cual evidencia que es mucha mayor la demanda de electricidad, la cantidad de pozos, el agua que se requiere y los árboles que necesitan riego. 

Según datos del Registro Público de Derechos de Agua, de la Comisión Nacional del Agua con corte al 31 de diciembre de 2020, en el estado la dependencia otorgó 13 mil 766 títulos de concesión de aprovechamiento de aguas subterráneas para uso agrícola, en los cuales hay 15 mil 006 títulos anexos, a través de los cuales se extraen en total 4 mil 703 millones 440 mil 273 metros cúbicos de agua por año. 

A lo largo de la vía se comprobó que las huertas crecen de manera constante

El acuífero del Sauz – Encinillas es fundamental para el abastecimiento del municipio, y cada año presenta un déficit de recarga de menos 54.65 millones de metros cúbicos anuales, equivalentes a dos veces la capacidad de la presa El Rejón, y de acuerdo datos de la Universidad de Georgia que proporcionó la ecóloga Cristina Arzate, cada árbol en su época más productiva del año (de marzo a septiembre) requiere 1 mil 295 litros de agua al día. 

Según los indicadores proporcionados por Arzate y Parada, con corte a diciembre de 2020, en la actualidad hay 4 mil 035 hectáreas de nogal que ya produce fruto y en total plantadas 5 mil 019; por hectárea en promedio se plantan 120 árboles, lo cual da una cantidad aproximada de 602 mil 280 árboles en el municipio de Chihuahua, mismos que demandan la estratosférica cantidad de 779 mil 952 metros cúbicos de agua, que en litros serían 779 millones 952 mil.

La ecóloga explicó que hasta años pasados se guardaba una distancia de 12 metros por árbol, pero en los últimos años con el fin de optimizar el aprovechamiento del espacio, dicha distancia se redujo a 8 metros, por lo cual se calcula que por hectárea y dependiendo del productor, se siembran entre 100 y 140 árboles.

Crecimiento desmedido en los últimos diez años

Durante la última década, las plantaciones de nogal han crecido 30 por ciento; se trata de los árboles que en la actualidad tienen de 1 a cinco años, que aún no presentan producción de nuez, pero sí requieren grandes cantidades de agua.

“La zona centro – norte, a la entrada del kilómetro 31 de la entrada a Majalca y Sacramento, Estación Terrazas hasta el kilómetro 41, muchas de esas huertas tienen muchos años funcionando; luego te vas hasta la zona de El Sauz, y de ahí hasta el kilómetro 100 hay diferentes huertas nogaleras, aunque con mayor distancia entre ellas”, puntualizó el funcionario municipal. 

Entonces, si el municipio de Chihuahua de Chihuahua se extiende hasta el kilómetro 125, quiere decir que con el ritmo actual de crecimiento de 30 por ciento del total cada década, en 2030 el municipio tendría una franja de 100 kilómetros de cultivos de nogal desde Sacramento hasta el extremo norte del territorio, tomando en cuenta que las huertas se extienden kilómetros al interior de la carretera.

Según Parada, dentro de lo rescatable se encuentra la tecnificación de las huertas es cada vez mayor y, sistemas de riego por aspersión o goteo disminuyen hasta un 50 por ciento el consumo de agua, sin embargo, el volumen no deja de representar una grave amenaza para el acuífero de El Sauz – Encinillas y por ende, el suministro de la población. 

De acuerdo con información de la Junta Municipal de Agua y Saneamiento, el 75 por ciento del agua disponible se destina a uso agrícola, mientras que otras fuentes extraoficiales indican que se trata de hasta un 90 por ciento.

La mayoría de los productores locales son nogaleros que también tienen inversiones en otras regiones del estado, indicó Parada, y trabajan en la formación de una asociación local de productores de nuez a la que hasta el momento se han integrado 50.

Juan Rubén Barrio, presidente de la Asociación de Productores de Nuez del Municipio de Chihuahua (APRONUEZ), indicó que se encuentran en la fase final de su constitución, proceso que no pasará más de dos meses 40 de entre pequeños y mediano 130 

“La tecnificación es una de las condicionantes de la Asociación, que lo integrantes todos, sin excepción, tengan un manejo sustentable del agua, y me refiero a que tengan micro aspersores y riego por goteo que reducen de un 40 a 50 por ciento la utilización del agua, y en estos tiempos de sequía un manejo sustentable es una de las prioridades de la asociación”, indicó el productor. 

Barrio, destacó que durante septiembre a enero ocupan mucha mano de obra rarámuri, por lo cual generan una importante derrama y mencionó que como a nivel local no se tiene la facilidad de regar con agua de presas como en otras regiones del estado, deben de extraer el líquido mediante bombeo, lo cual hace costosa la operación de sus cultivos. 

El recurso privado es la nuez y el recurso público social es el agua

Cristina Arzate es ingeniera de ecología egresada de la Universidad Autónoma de Chihuahua y cursó una especialidad en Manejo Sustentable de Recursos Naturales en la Universidad de Múnich, Alemania; acumuló experiencia de 10 años como funcionaria pública de áreas forestales y en la actualidad encuentra su lugar dentro del activismo, preocupada por el negro panorama del equilibrio ecológico que representa la proliferación de nogaleras.

 De acuerdo a los indicadores que presenta, la producción de nuez genera ganancias de hasta 6 mil 593 millones de pesos a nivel nacional, siendo Chihuahua el mayor productor con 65 por ciento del total, que en dinero, representa más de 4 mil 285 millones de pesos para la entidad.

Las ganancias aproximadas de los nogaleros estatales equivalen al 5.3 del presupuesto disponible para el estado en 2021 y son superiores casi un 50 por ciento al presupuesto disponible del municipio de Chihuahua, sin embargo, dichas ganancias se traducen en mínimo beneficio social porque no derivan en una derrama económica real, pues una parte mínima llega a la economía local y queda en pocas manos, mientras que la tecnificación reduce casi a la mitad la contratación de trabajadores. Bajo su punto de vista, no vale la pena el enorme gasto del recurso hídrico, para la producción del recurso de la nuez, porque el primero es patrimonio de la población y del entorno natural, y el segundo es privado y de sus ganancias se beneficias sólo unos pocos.

“El problema con las nogaleras es que tienes que empapar una zona en donde está la raíz para que no se estrese, porque en el momento en el que el árbol siente tantito estrés por falta de agua, se va para abajo; son zonas muy áridas, son ecosistemas muy frágiles en cuestión de biodiversidad. El equilibrio es muy frágil y entonces, llegan aquí unos empresarios millonarios, que no les importa nada, ni cómo afecta al suelo, a los reptiles, a los mamíferos”

Advierte que el uso de agroquímicos es otro grave problema, pues va minando la productividad del suelo y, aparte del nogal, según el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), en el municipio se utilizan 3 mil 570 hectáreas para la producción de alfalfa y 4 mil 300 para avena. 

“Esos cultivos no son realmente para consumo humano, y nuestra agua, nuestro líquido vital, lo estamos utilizando para un producto que se va, ya sea de nueces o ganado”, comentó, especificando que la avena y la alfalfa se producen para la actividad ganadera.

Lo ideal, expuso, es que las autoridades gubernamentales comiencen a regular y fiscalizar a los grandes productores, imponiéndoles esquemas de responsabilidad ambiental, además de la urgente segmentación de productores pequeños, medianos y grandes, porque existe un severo descontrol en los criterios para otorgar los apoyos, aunados a la gran corrupción dentro del sector. 

EL cultivo de nogal en Chihuahua abarca 80 mil hectáreas que producen el 20 por ciento de la nuez a nivel mundial, según datos del Comité Mexicano del Sistema Producto Nuez A.C., siendo Jiménez y Delicias los municipios de mayor actividad, seguidos por Chihuahua y Casas Grandes. 

Organizaciones ecológicas como Ases Eco calculan que el agua en el municipio de Chihuahua podría terminarse en 2040, es decir, que al ritmo de consumo actual le quedan sólo 19 años, plazo que pudiera reducirse de manera considerable si el consumo para uso agrícola no se limita, sobre todo en años de sequía y de poca conciencia sobre la devastación de las zonas de recarga de los acuíferos.