Local
Hoy, día del abuelo

Amor que se mide en años

“Todos sus nietos y nietas hemos sido muy afortunados y hemos tenido un pilar muy grande”

cortesía
cortesía
cortesía
cortesía
Francisco López
Francisco López

Alejandra Sánchez / El Diario

domingo, 28 agosto 2022 | 07:18

A sus 98 años, Lilia Leey Martínez se caracteriza por ser una abuelita llena de amor y con muchas ganas de seguir adelante, pues, pese a su edad, ella recuerda a cada uno de sus 14 hijos, 48 nietos y 100 bisnietos.  

“Yo soy muy feliz con ellos; ellos vienen a visitarme y todos son muy querendones; Omar es el más grande; tiene 49 años y la más chica; Annie, tiene 16; yo los quiero mucho a todos”, cuenta Lilia.

Hoy 28 de agosto, se conmemora una de las celebraciones que han cobrado mayor importancia en México con el paso de los años, y esta es, el Día del Abuelo; una fecha sumamente especial en la que se festeja a aquellas personas que conforman uno de los pilares más importantes de la familia y quienes han marcado la vida de millones de infancias.

Este día, se remonta al año de 1982. En ese momento, organismos internacionales decretaron que agosto sería el mes de la vejez.

Lilia recibe feliz y gustosa a todos sus nietos, quien de acuerdo con su testimonio la llenan de vida y la han ayudado a superar la muerte de su esposo, con quien duró más de 60 años de casada.

Entre las vivencias con sus hijos, ella recuerda cuando iban a pasear a San Diego de Alcalá.

“Nos íbamos todos en una camioneta, llevábamos fruta y comida; siempre fuimos una familia unida”.

Entre otros momentos importantes, se encuentra la cena de navidad, en la cual se reúnen más de 200 personas en la casa de “la abuela” y hacen un tradicional platillo chino.

“En esta casa, no se come pavo en navidad, el padre de mi abuelita fue uno de los hombres que tuvo que salir de China y refugiarse, entonces, es una tradición preparar Chop Suey; hacemos unas ollas gigantes para que alcance para todos”, expresó Mónica Morales, nieta de Lilia.

Mónica, quien es una de las 48 nietas de Lilia, dijo sentirse muy afortunada de tener a su abuela, de tenerla bien, con una excelente salud y viéndola vivir la vida de buena manera.

“Nosotros hemos sido muy afortunados también; hemos tenido un pilar muy grande, ella es muy fuerte, sin duda, ella siempre ha sido una guerrera; nos ha enseñado hasta como es a vivir sin el amor de su vida, pero, aun así, no se deja caer porque le gusta vivir”. Refirió Mónica.

Al preguntarle que significa para ella su abuela, Mónica expresó: “para mí, mi abuelita es un gran ejemplo de vida, pero no sólo por existir, sino porque siempre está feliz por todo lo que tiene y por todo lo que da; ella para mí, es lo máximo y la amo”.

PARA PAPÁ RAÚL Y MAMÁ LUZ, SER ABUELO ES UNA RESPONSABILIDAD MUY GRANDE 

José Raúl Miramontes Chacón (papá Raúl), de 85 años y Luz Esther Escárcega Erives de 83, tienen nueve hijos, 22 nietos y 14 bisnietos y para ellos, ser abuelos representa una responsabilidad muy grande puesto que, ven a sus nietos como sus hijos y desean lo mejor para ellos.

“Para mí ser abuelo representa una responsabilidad muy grande, porque los veo como a mis hijos, quisiera que todos salieran adelante y cumplieran sus metas, sé que todos están ocupados con sus responsabilidades, y que por eso no puedo verlos tan seguido como cuando eran pequeños, pero estoy seguro de que todos se criaron de la manera correcta, porque uno como padre da lo mejor a sus hijos y confiamos en que ellos van a ser los mejores padres para nuestros nietos.”, expresó Raúl.

Algo fundamental para ellos, ha sido dar un buen ejemplo a sus nietos, demostrar que las familias permanecen juntas en las buenas y en las no tan buenas.

“Para mí es una alegría tener a toda mi familia reunida en mi hogar, tener a mis nietos unidos es un sentimiento de satisfacción, el saber que hemos hecho las cosas bien, al verlos cumplir sus metas, superándose todos los días”, externó Luz Esther.

Al preguntarles acerca de sus más bellos recuerdos, ellos narraron que antes la vida se disfrutaba mucho más en familia.

De acuerdo con papá Raúl, llevar a sus nietos al pueblo en donde se criaron él y sus hermanos, ha sido una de las experiencias más bonitas y de las que más guarda en su mente y en su corazón.

“Me encantaba verlos felices y libres en el río, que anduvieran en la aventura con nosotros, armando sus casas de campaña, recolectando las frutas de los árboles que tenían mis padres; eso es una conexión que no se puede describir”.

Para mamá Luz, no hay diferencia entre ser mamá o abuela pues ve a sus nietos como sus hijos.

“Sus triunfos son míos y su llanto también, creo que somos bastante unidos y siento que nuestro cariño es especial y recíproco”.

Aunque los tiempos han cambiado, Raúl señaló que el amor de los abuelos, siempre seguirá intacto.

“Ser abuela es una gran bendición, es momento de disfrutar a los nietos, como abuelos, gracias a Dios, muchos ya somos jubilados, y tenemos oportunidad de convivir más con la familia y pasar muy bellos momentos juntos, aprovechemos el tiempo que la vida nos da.”, cuenta Luz.

Ellos, llevan 65 años de casados y justo este año celebraron sus bodas de platino.

“Gracias a Dios y a la familia, el camino ha sido muy difícil, es algo que no se puede negar, sobre todo en el aspecto económico, pero al final vemos los resultados con una gran satisfacción, con hijos y nietos sanos y prósperos, hoy podemos decir ¡lo logramos!, dijo mamá Luz con una sonrisa

Al cuestionarles que les dirían a los demás abuelitos en su día papá Raúl dijo: “en nuestro día, les deseo muchas felicidades a todos los que somos abuelos, que sea un día de bendición para nietos y abuelos, y que no nos olvidemos que los nietos son nuestros segundos hijos, hay que compartir momentos en familia, que el tiempo pasa muy rápido.”

Sus nietos son: Carlos, Raúl, Lluvia, Alma, Alejandra, Carlos, Vanessa, Luis, Jorge, Marcos, Jesús, Sara, Julio César, Diana, Julio, Paulina, Kareem, Miguel, Valeria, Luis Raúl, Denisse y Homero.

EL AMOR, ES MÁS FUERTE QUE LA DISTANCIA

Cruz Sánchez Rodríguez de 67 años, tiene ocho hijos, 14 nietos y cinco bisnietos de ellos seis nietos y tres bisnietos, viven en Estados Unidos; sin embargo, el amor ha sido más fuerte que la distancia.

“Yo soy una abuela muy consentidora, de hecho, me mandan a mis nietos de Estados Unidos y todos los días hablo con ellos, tratamos de que, aunque no estemos juntos tengamos una buena comunicación y una buena relación”, dijo Cruz.

Ella actualmente, vive en Zacatecas y tiene a otros de sus nietos acá en Chihuahua, pero a ellos, procura visitarlos cada ocho días.

Uno de los momentos más bonitos que recuerda son las navidades que es la fecha en donde se junta casi toda la familia.

“Para mí ser abuela, es la cosa más bonita del mundo; llegar a esa etapa me hace muy feliz; estoy muy agradecida con Dios”, dijo Cruz.

Al preguntarle que le diría a los demás abuelos en este día, ella deseo que todos sean felices y que disfruten mucho a sus nietos ya que no todos tiene la misma suerte de vivir esta experiencia tan bonita.