Local
La Casona

Arquitectura detenida en el tiempo que recuerda al Chihuahua del siglo XIX

Esta casa forma parta de la “Ruta con Historia” del Camino Real de Tierra Adentro

Silvestre Juárez/El Diario
Silvestre Juárez/El Diario

De la Redacción/ El Diario

martes, 09 febrero 2021 | 06:08

Chihuahua.- La Casona que hoy es un restaurante en el Centro de la ciudad, representa también una arquitectura detenida en el tiempo que desde 1888 se mantiene en pie y es un retrato y recuerdo de la vida en Chihuahua en el siglo XIX.

Esta casa forma parta de la “Ruta con Historia” del Camino Real de Tierra Adentro considerada como importante patrimonio histórico por el INAH y Conaculta.

“La construcción fue realizada por el ingeniero Pedro Ignacio Irigoyen a fines del siglo XIX entre los años 1888 y 1893 para ser residencia de su propietario el general Luis Terrazas, quien además de haber sido gobernador de Chihuahua durante un prolongado periodo fue un distinguido empresario y destacado ganadero”, explican.

“El estilo arquitectónico de la mencionada finca se ubica en el neoclásico desarrollado con cantera de la región, cuenta con un patio interior octagonal de corte damasquino en sus dos plantas,

“El estilo arquitectónico de la finca se ubica en el neoclásico, desarrollado con cantera de la región"

cuyos corredores fueron ornamentados con portales de hierro forjado traídos desde Nueva Orleans”.

En cuanto a la historia de La Casona a través del tiempo cambió de dueño hasta nueve veces: “Durante una época de la Revolución la casa fue tomada por el general Francisco Villa, durante una temporada fue ocupada por el doctor Mariano Azuela y el escultor Mariano Asúnsolo, posteriormente se utilizó como escuela e internado de señoritas y monjas de una orden religiosa, en la década de los sesenta fue recinto de la Casa de la Asegurada del IMSS. En 1980 el inmueble se reconstruyó por una institución privada, que albergó el Centro Cultural Chihuahua”.

Actualmente, La Casona funge como un reconocido restaurante que ofrece platillos y productos de la gastronomía local y se conserva su arquitectura desde su fachada hasta sus interiores.