Local

Artesano ofrece ramos de olivo para ser bendecidas

Eduardo fue el único vendedor de palmas de olivo ayer a las afueras de la Catedral capitalina

Juan Carlos Núñez/El Diario

lunes, 29 marzo 2021 | 05:00

Eduardo, fue el único vendedor de palmas de olivo ayer a las afueras de la Catedral capitalina, con la esperanza de que los fieles que acudieron a las misas del Domingo de Ramos, le pudiesen comprar para ser bendecidas.

A pesar de tener discapacidad por faltarle su pierna izquierda, la cual perdió a causa de un accidente en el que fue atropellado, decidió acudir al Centro a vender los ramos, con la esperanza de que fuera mucha gente.

Además, es artesano, ya que enreda las palmas de forma muy ingeniosa, hace cruces con las mismas, que son atractivas para los feligreses que se acercaron a comprarle al hombre oriundo de la Ciudad de México.

Los precios varían desde 40 pesos e incluso 100 al depender de la complejidad del tejido que se hace, pero lo importante es darles una opción para que continúe la tradición de ser bendecidas por los clérigos, así como mantener las acciones propias de la Semana Santa que inició ayer.

Reconoció que debido a la contingencia sanitaria de coronavirus (Covid-19), esperaba menor asistencia, pero al menos poca a diferencia del año pasado en que no hubo concurrencia y por ende, cero ventas.

“Aquí le echamos ganas, ahí va la venta. Se ha acercado gente, muy poca pero sí hay venta”, comentó el comerciante, quien dijo que duraría hasta la última misa o hasta que se acabase su producto.