Local

Asesinatos bajan en la ciudad durante julio

El mes pasado fueron 9 ejecutados, mientras que en junio se registraron 28 homicidios

Tomada de Internet

Miguel Chavarría/El Diario

jueves, 01 agosto 2019 | 12:58

Chihuahua.- Las cifras de homicidios por arma de fuego en la ciudad de Chihuahua se redujeron de manera considerable el mes anterior respecto al pasado junio.

De acuerdo con recuentos hemerográficos, durante julio fueron registrados nueve personas ejecutadas.

El mes de junio, el número de víctimas fue de 28. Dos homicidios ocurrieron en la noche del 1˚ de julio, tras el hallazgo de un hombre sin vida ubicado en el asiento trasero de un vehículo, en la colonia Vista Ávalos.

Los hechos ocurrieron sobre la calle 10a en su cruce con calle 1a, cuando vecinos reportaron al occiso al interior de un carro Nissan Murano, de modelo reciente. Horas más tarde, otro sujeto fue asesinado a balazos y otro más herido por hombres armados en la colonia 2 de Junio.

Fue en la calle Privada de Albañiles, en su cruce con Maclovio Herrera, cuando dos hombres descendieron de un vehículo de la marca Chevrolet y dispararon en repetidas ocasiones contra las dos víctimas.

El 6 de julio, una balacera se desató en el bar El Alegre, situado sobre la avenida Paseo de Bolívar, en la colonia Centro.

Ahí, hombres armados se enfrentaron a tiros, dejando como saldo a una persona fallecida y a otros siete con lesiones de bala.

Testigos mencionaron que la gente comenzó a salir en la madrugada por el cierre del local.

La dueña del establecimiento también se dirigía hacia el exterior, acompañada por sus guardias de seguridad, pero en el exterior había dos hombres que sacaron dos armas de fuego cuando notaron la presencia de la mujer.

Sin embargo, los escoltas de la dueña del bar repelieron el ataque, iniciando un enfrentamiento.

Tras los hechos, el bar El Alegre fue clausurado temporalmente. Un día después del ataque, los cuerpos sin vida de una mujer y una niña fueron localizados en la Colonia de Real de Minas.

El doble homicidio ocurrió sobre la calle Mina Cusihuiriachi, donde fueron asesinadas a balazos Lorena Rojo de 46 años y su nieta Nicole, de sólo tres.

Las víctimas fueron identificadas más tarde como la hija y bisnieta de la lideresa social Tomasa Rojo Frías, también conocida como “La Negra” Tomasa, quien acusó inicialmente a agentes investigadores de ser los probables responsables de los homicidios.

De acuerdo con la Fiscalía Especializada en Atención a Mujeres Víctimas del Delito por Razones de Género (FEM), el presunto móvil del delito está relacionado con actividades de narcomenudeo.

Sin embargo, “la Negra” Tomasa negó dichas acusaciones y señaló a agentes investigadores de haber realizado anteriormente siete cateos al domicilio de su hija sin contar con órdenes judiciales, con la finalidad de hallar estupefacientes, aseguró. “Ellos no le encontraron absolutamente nada.

Nunca he vendido droga, ni mis hijas, ni mi familia, ni nadie”, desmintió la lideresa social.

“Iré hasta las últimas consecuencias, caiga quien caiga, aunque me maten”, anunció. Hasta el momento, la Fiscalía General del Estado (FGE) sólo ha logrado detener a un presunto responsable del doble homicidio, quien podría alcanzar hasta los 60 años de cárcel.

Una semana después de los asesinatos de la mujer y la pequeña, el 15 de julio fue hallada una persona sin vida al interior de un vehículo, sobre un camino de terracería en la colonia de Granjas del Valle.

Su cuerpo presuntamente contaba con huellas de violencia y disparos de arma de fuego.

Dos días después de aquel hallazgo, Pedro Alberto Romero Arreola, diputado suplente de 2007 a 2010 en la LXII Legislatura del Congreso de Chihuahua, fue asesinado a tiros mientras hacía ejercicio en el Cerro del Pescadito, al norte de la ciudad.

Durante la tarde del 17 de julio, integrantes de una familia acudieron a realizar un paseo al cerro, con la intención de apreciar mejor la ciudad; sin embargo, cuando llegaron al punto más alto, un hombre abrió fuego en su contra matando a uno de ellos e hiriendo a otro, paramédicos tardaron más de 40 minutos en llegar y al hacerlo, la víctima ya no contaba con signos vitales.

La madrugada del sábado 20 de julio, un joven fue ejecutado en una brecha situada a espaldas de la Universidad del Valle de México (UVM).

El presunto culpable del homicidio fue identificado como Ramón F., miembro de la Comisión Estatal de Seguridad (CES). De acuerdo con la versión de la esposa del policía, un grupo de motociclistas los atacaron y dispararon en contra de su vehículo, además de golpear a uno de sus hijos, por lo que el agente habría repelido la agresión. El oficial fue detenido y presentado el 22 de junio ante un juez de Control, quien ordenó su liberación luego de declarar como ilegal la aprehensión del uniformado.

Sin embargo, el Ministerio Público podría requerirlo nuevamente para nueva audiencia.

La última víctima del delito por homicidio con arma de fuego ocurrió este 29 de julio, cuando un hombre fue encontrado sin vida, envuelto en una cobija, en la inmediaciones de la colonia Praderas de Alto Velo.

Las narcofosas En el municipio de Aldama las autoridades estatales dieron con el hallazgo de una narcofosa dentro de una bodega de construcción situada sobre una brecha que se ubica a la altura del kilómetro 35 de la carretera Aldama-Ojinaga.

Tras estudios de antropología forense y trabajos de peritos, se determinó que cuatro cuerpos humanos estaban depositados dentro de la fosa clandestina. De acuerdo con César Augusto Peniche, fiscal general del Estado, el grupo criminal de La Línea está detrás de los hechos.

También agregó que los líderes que operan en la zona ya están identificados y son a quienes responsabilizó por cometer los homicidios e inhumaciones.

El fiscal señaló que los restos humanos hallados en la fosa corresponden a víctimas asesinadas en distintas fechas.

mchavarria@diarioch.com.mx