Local

Así se vivió el terror en la taquería La Oaxaqueña

Un fuerte operativo se implementó en todo el sector y la información se manejó con mucho hermetismo

De la Redacción
miércoles, 09 octubre 2019 | 19:54

Chihuahua.- Un tarde de terror vivieron los comensales de la taquería La Oaxaqueña, cuando hombres armados acribillaron a cuatro hombres que se encontraban disfrutando de los platillos tradicionales mexicanos que ahí sirven.

Entre las mesas colocadas al exterior del lugar, quedaron tres cuerpos ensangrentados, mientras que un cuarto fue trasladado gravemente herido al hospital Christus Muguerza , y aunque este se encuentra a una cuadra de la macabra escena, nada pudieron hacer para salvarle la vida y murió mientras recibía atención médica.

Un fuerte operativo se implementó en todo el sector y la información se manejó con mucho hermetismo, pues las primeras versiones señalaban que entre las víctimas había varios agentes de distintas corporaciones.

Conforme pasaron los minutos, se reveló que el hombre fallecido en el hospital, era un agente activo de la Policía Vial, de nombre Eduardo Antonio Martínez García, quien formaba parte del grupo de agentes en motocicleta.

Asimismo un hombre identificado como Luis Raúl Martínez, quien murió en la taquería, portaba una placa de la Policía Ministerial, pero se descubrió que era robada, sin embargo se informó también que años atrás había formado parte de las filas de la entonces llamada Policía Judicial.

Otro de los fallecidos respondía al nombre de Roberto, de quien se sabe que se desempeñaba como guardia de seguridad privado.

Este hecho violento generó gran pánico entre las familias que asisten al centro deportivo YMCA ya que la balacera se suscitó a plena luz del día y en una hora donde hay bastante movimiento de personas.

También varios locales tuvieron que cerrar sus puertas por el pánico que se vivió en la zona, locales cómo el café Ensueño, un distribuidor autorizado de Telcel y varios locales comerciales ubicados sobre la avenida Ocampo.

Pasadas las 19:00 horas, el Servicio Médico Forense realizó el levantamiento de los cuerpos, quedando frente a la taquería un vehículo Honda Accord color guinda con placas EMJ 5641, propiedad de una de las víctimas.

Antes de que se levantara el acordonamiento policial, trabajadores de La Oaxaqueña, comenzaron a limpiar los sesos y charcos de sangre que quedaron esparcidos en el área de comedor exterior, una escena que sorprendió a todo el que pasaba por el lugar.