Local

Barrilera de corazón

Elena Iturralde tiene claro su objetivo: crecer en la disciplina y fundar un centro de equinoterapia para ayudar a quienes más lo necesiten

Cortesía
Cortesía
Cortesía

Susuky Cortez Leo / El Diario

miércoles, 02 noviembre 2022 | 17:43

Chihuahua.- Enfrentar sus miedos, sentir la adrenalina, nunca rendirse, reflexionar y el amor son algunas de las cuestiones que Elena Lucero Iturralde Perla ha aprendido como barrilera, disciplina de rodeo que practica desde pequeña. Su padre le heredó el gusto por este deporte, tanto, que la joven empezó a montar caballos desde los tres años de edad.

Actualmente, Elena es integrante de Jóvenes Ganaderos de Chihuahua, y en días pasados participó dentro de la Expogan 2022.

“Gane el segundo lugar con mi yegua, es una cuarto de milla de registro AQHA de conformación, y es un logró que me enorgullece platicar, porque al salir del anillo de juzgamiento éramos dos corazones participando y tanto mi familia como yo en lo particular sabemos que Kiddos Cutie sacó la casta y lo logramos”, contó orgullosa Elena Iturralde en entrevista para El Diario.

Un linaje con tradición

La oriunda de Chihuahua Capital, compartió que en su linaje llevan la tradición e historia por la ganadería y el mundo ecuestre.

“Mi familia siempre se ha dedicado a la ganadería, así que hay tradición e historia de por medio, de generación tras generación hemos heredado un gran amor por el sector agropecuario y ecuestre”

“Una anécdota, que me platica mi mamá, es que cuando estaba embarazada de mí y ella se acercaba a los caballos, me platica que sentía mi felicidad porque me movía mucho, tanto así que he participado en las jornadas villistas desde bebé mi papá era comisionado como el médico de la cabalgata, y comencé a cabalgar sola en mi yegua la coqueta a los 3 años”, expresó emocionada.

Un espectáculo de velocidad contra reloj

Las carreras de barriles es uno de los espectáculos más ágiles y emocionantes en el Rodeo, es un evento en el cual caballo y jinete intentan completar un patrón alrededor de los barriles dispuestos en el menor tiempo posible. Aunque chicos y chicas competen en el nivel juvenil y los hombres compiten en apuestas y espectáculos de nivel no profesional (amateur), este es primordialmente un evento para mujeres. Combina la habilidad atlética del caballo con la destreza de manejo del jinete. Los giros explosivos y acelerados son parte fundamental de la competencia de barriles.

“Esta disciplina me ha enseñado a nunca rendirme. Cuando afronto los barriles en una competencia los relaciono como si fueran obstáculos en la vida para superarlos. Es como aferrarme o luchar por lo que quiero”, detalló.

En sincronía con su caballo

La conexión debe ser sólida, porque no hay tiempo que perder. Iturralde aseguró que su amor por los caballos le corre por si ADN.

“Al montar un caballo siento una conexión increíble, la nobleza y el amor que los caballos manifiestan es algo muy bonito, siempre me ha gustado mucho el deporte y comencé a practicar la carrera de barriles en el centro ecuestre de Chihuahua con Ricardo Herrera”.

“Después mi papá me regaló un caballo que se llamaba el Sultán y comencé a amansarlo, pero posteriormente lo mandamos a entrenamiento con Lalo Granados, uno de los mejores entrenadores que conozco, y siempre les platico que después de entrenar me gustaba mucho montar ponis sin montura. Aparte del rancho, me gusta la filantropía, soy un paladín del servicio desde muy pequeña, mis papás son Socios del Club de Leones”, indicó.

Un sueño por cumplir

La talentosa jovencita, de 20 años de edad, refirió que uno de sueños es fundar junto con mi yegua un centro de equino terapia, para ayudar a quienes más lo necesiten, sobre todo a niños de bajos recursos económicos.