Local

Buscan preservar su lengua y cultura

En la ciudad viven dispersos alrededor de 500 indígenas mazahuas

Sergio Alvídrez/El Diario

De la Redacción/El Diario

sábado, 30 enero 2021 | 06:01

Chihuahua, Chih.- Desde hace al menos una generación ha crecido en Chihuahua una comunidad de indígenas mazahuas que integran alrededor de hasta mil 300 personas en toda la entidad, con más presencia en Ciudad Juárez y esta capital. Si bien esta etnia originaria del Estado de México se asentó en Chihuahua desde hace más de medio siglo, apenas comienzan a tener reconocimiento, a la par que sus integrantes buscan preservar su lengua, vestimenta y costumbres.

El Atlas de los Pueblos Indígenas en México señala que el origen y mayor presencia de esta etnia se encuentra en el Estado de México y Michoacán, así como desde hace algunos años más al Norte, en Torreón, Coahuila.

Actualmente sin embargo la migración de este pueblo ha llevado a que muchos de ellos se establezcan en Chihuahua, donde han encontrado una tierra en la que pueden desarrollarse, en ocasiones con mejores oportunidades de empleo, pero donde aún luchan contra el estigma de la discriminación.

Así lo comentó Esthela García, representante de esta comunidad en el municipio de Chihuahua, quien señaló que en la ciudad viven alrededor de 500 indígenas mazahuas dispersos por toda la urbe, que se han integrado a pesar de todo en redes de apoyo.

“Nosotros tenemos años aquí, aquí fallecieron nuestros parientes que fueron los primeros en venir, algunos tienen ya aquí 30 o 40 años”, señaló.

El pueblo mazahua que por distintos factores, como la falta de empleos o la búsqueda de una mejor calidad de vida ha salido a buscar suerte en distintos estados del país, ha encontrado en Chihuahua un lugar donde crecer, esto sin olvidar su cultura y tradiciones, de las que se dicen orgullosos y por la que mantienen una lucha de conservación, ya que las nuevas generaciones han dejado de lado el aprendizaje de su lengua.

“Todos quienes estamos viviendo lo hacemos en las ciudades, por lo que nuestros niños no quieren hablar la lengua, prefieren

“Nosotros tenemos años aquí, aquí fallecieron nuestros parientes que fueron los primeros en venir, algunos tienen ya aquí 30 o 40 años”, señaló Esthela García

el español y quieren hasta hablar inglés, pero nosotros consideramos que nuestra lengua es muy importante”, detalló, asimismo explicó que siguen conservando su vestimenta tradicional que consiste en enaguas, baberos y los característicos quesquemes tejidos con estambre cristal que no se decolora, pues algunos de ellos los conservan con hasta 50 años, asimismo, explicaron, cada comunidad cuenta también con sus propios estilos y tejidos, algunos con motivos floreales, otros que integran animales, los cuales portan con mucha distinción.

Los mazahuas se dedican por tradición a la artesanía de barro, los textiles como los ya mencionados, y a la venta de su gastronomía típica. No obstante en Chihuahua se concentran en el comercio, desde la venta ambulante de macetas de barro, semillas, elotes, artesanía, entre otros.

Si bien su presencia es cada día mayor en este estado fronterizo los mazahuas apenas están consiguiendo reconocimiento y aunque siguen buscando espacios como los pueblos originarios del Norte como los rarámuris, consideran que aún falta camino por recorrer.

“Prácticamente en Chihuahua no se conocían a los mazahuas, el detalle es de que nos llamaban “chilangos”, “marías”, indias marías, vivimos y aún seguimos viviendo mucha discriminación”, condenó Esthela. Sin embargo fue a partir del año 2016 se les ha dado más reconocimiento y voz.

Aunque la comunidad que se ha asentado en Chihuahua reconoce a esta tierra como un lugar en el que han podido desarrollar una mejor calidad de vida los mazahuas siguen conectados a sus raíces y su tierra de origen, donde tienen familia y mantienen relaciones como el comercio de barro y artesanías.

Por ello su prioridad es inculcar en sus hijos el uso de la lengua el Jñatrjo, así como de la gastronomía, tradiciones y vestimenta.

Con la creciente presencia de la etnia y su organización para el futuro en este estado buscan establecerse en algún espacio común, como un asentamiento, tal y como ya existen en Ciudad Juárez, donde ellos puedan tener una escuela en la que se enseñe su lengua, así como entrar en el mercado de la artesanía en el Centro de la ciudad, que se ha reservado para rarámuris.

Si bien el camino aún es largo por recorrer los mazahuas ahora del Norte esperan que en un futuro termine la discriminación, y la gente conozca su cultura para mirarla con la apreciación que se merece.