Local

Buscan quitar responsabilidad a presunto asesino de la niña Camila

Camila, de 7 años de edad, fue raptada y violada en octubre pasado

De la Redacción/El Diario
sábado, 11 mayo 2019 | 10:18

Chihuahua.- La defensa de Juan Manuel V. G., presunto homicida de la niña Seyni Camila Cobos Medina, de 7 años, solicitó una ampliación en el cierre de investigación para llevar a un estudio psicológico al imputado, cuyo resultado será presentado en su momento ante el juez como una prueba de posible inestabilidad emocional, dio a conocer una fuente de la Fiscalía General.

De acuerdo con investigadores de la Fiscalía Especializada de la Mujer, una estrategia de la defensa podría ser intentar mostrar que su defendido tiene problemas psicológicos para poder lograr una salida alterna. La audiencia se programó para el jueves 9 de mayo.

La defensa le expuso al juez la necesidad de ampliar el plazo por dos meses porque argumentaron que debían hacerle unos estudios psicológicos a su cliente.

El pasado 31 de octubre del 2018 fue vinculado a proceso Juan Manuel V. G. por desaparición forzada, trata de personas en la modalidad de pornografía infantil y homicidio agravado y calificado, feminicidio, y violación agravada.

El juez fijó un plazo de cinco meses para el cierre de la carpeta de investigación.

Este caso causó consternación a nivel estado y nacional, por tratarse de una niña que sufrió una agresión sexual y homicidio.

La privación de la libertad ocurrió el 24 de octubre, las indagatorias realizadas establecen que la niña se encontraba al exterior de su domicilio en la avenida Independencia cuando una persona del sexo masculino -chófer de Uber- la subió a un vehículo de color blanco.

La Fiscalía Especializada de la Mujer atendió el reporte y conjunto con autoridades policíacas de todos los niveles implementaron un operativo de búsqueda por calles de la ciudad.

La FEM activó el mecanismo Alerta Ámber a nivel nacional, así como la segunda fase del Protocolo Alba.

 Un equipo conformado por ministerios públicos, agentes investigadores y peritos, trabajó de forma intensiva con algunos testigos presenciales, además de revisar grabaciones de cámaras del sector con el fin de recabar datos suficientes que permitieran establecer la identidad del o los probables responsables.

El 25 de octubre fue localizado el cuerpo de la pequeña en el camino a San Diego de Alcalá, esto con información del mismo imputado, que confesó haberla asesinado después de intentar engañar a las autoridades.