Local
Hombre clave de la Policía Montada

Busco aprender de los mejores: caballerango

“Traté de aprender a comunicarme con ellos, ellos a mí me entienden por movimientos corporales que yo hago, porque ellos los leen, leen los movimientos corporales e igual yo aprendí con ellos; las orejas, los ojos, los belfos… igual y ellos me dicen todo”, comentó Adán Mata

El Diario
El Diario
El Diario

César Lozano/ El Diario

lunes, 19 julio 2021 | 05:00

Chihuahua, Chih.- “Un caballo puede ser más liviano que una pluma” asegura Adán Mata Terrazas, quien dice llevar toda su vida trabajando en la instrucción y el cuidado de caballos, y quien se encarga en la actualidad de los equinos de la Policía Montada de la Dirección de Seguridad Pública Municipal.

“Traté de aprender a comunicarme con ellos, ellos a mí me entienden por movimientos corporales que yo hago, porque ellos los leen, leen los movimientos corporales e igual yo aprendí con ellos; las orejas, los ojos, los belfos… igual y ellos me dicen todo.

Originario del poblado conocido como La Máquina, Carichí, se define como el líder de la manada, porque los caballos se rigen por liderazgo y con orgullo dice que siempre busca aprender de los mejores para cada vez ser un mejor profesional.

“Vienen a dar clínicas de Estados Unidos Manuel Campos, Richard Winter y yo duro tres días sentado desde las 08:00 de la mañana hasta las 05:00 de la tarde para aprender de ellos, de los mejores. Ya me hice viejo y todavía no acabo de aprender, todos los días se aprenden cosas nuevas”.

De los caballos destaca la nobleza y la inteligencia, sin embargo también se trata de animales temperamentales, y explicó que cuando el animal es agresivo lanza las orejas hacia atrás y el hocico hacia enfrente, como formando una flecha, pero en general, se trata de una especie tranquila.

Para ser agente de la Policía Montada, el caballo debe ser aplomado (lo más derechos posible), lo mejor parado que se pueda y de buen carácter para evitar lesiones al momento del amansamiento y la instrucción policial.

“Cuando echan las orejas a enfrente, algo están viendo y es alerta para ellos; van pendientes, una oreja para atrás una adelante”, continúa Mata Terrazas, quien indicó también que un caballo tiene una esperanza de vida de 25 años, pero en la Policía Montada duran de 12 a 13 años activos. “El pavimento cobra factura, es muy dura, daña los cascos”. A partir de los tres años puede iniciar la carrera policial de un caballo.