Local

Cabos sueltos en asesinato de Miroslava

A tres años del crimen contra la periodista hay más preguntas que respuestas

De la Redacción

lunes, 23 marzo 2020 | 10:31

Primera Parte

A tres años del crimen perpetrado el 23 de marzo de 2017 en contra de la periodista Miroslava Breach Velducea, cuyo caso conmocionó a la sociedad, así como al gremio periodístico local y nacional por la forma en que presuntos integrantes de la banda criminal “Los Salazar” acallaron la voz y pluma de una de las periodistas de investigación más reconocidas del estado.

Sin embargo, a la fecha sólo una persona fue detenida y llevada ante la justicia federal, se trata de Juan Carlos Moreno Ochoa alias “El Larry”, encontrado el pasado 18 de marzo culpable por el juez de distrito Néstor Pedroza, de la coautoría del homicidio, y pendiente todavía de recibir sentencia hasta el próximo 20 de abril.

Aún quedan cabos sueltos a mil 096 días de que la periodista de 54 años, originaria del municipio de Chínipas, fuera asesinada de seis disparos que recibió en el exterior de su casa ubicada en la calle José María Mata 6909 del fraccionamiento Lomas Vallarta, al norte de la ciudad, en el momento en que pretendía llevar a su hijo al colegio a bordo de su camioneta Renault Duster con número de matrícula ELJ7132.

Ni la Fiscalía General del Estado (FGE) –primera autoridad que integró el expediente por espacio de un año y 17 días-, ni la Feadle, que atrajo la investigación a partir del 12 de abril de 2018, es decir, hace un año y once meses, han podido o “querido” fincar responsabilidades penales a más personajes involucrados directa e indirectamente en el crimen, pese al cúmulo de evidencias encontradas, y que forman parte de la causa penal 259/2018. 

Familiares de Miroslava, como su hermana Rosa María Breach, demandaron recientemente que también “caigan” aquellos políticos relacionados con el caso, como el exalcalde panista de Chínipas, Hugo Amed Shultz Alcaraz -testigo protegido con la identidad clave de “Bobby”-, y quien como líder del PAN municipal entregó personalmente la grabación del audio de la llamada hecha al celular de Miroslava a “El Larry”, así como el entonces titular del Comunicación Social del CDE del PAN, Alfredo Piñera Guevara -también testigo protegido bajo el nombre clave de “Casio”-, quien grabó la llamada sin el consentimiento de la comunicadora.

En esas llamadas, la víctima defendió la secrecía de las fuentes de información en sus artículos publicados en el diario nacional “La Jornada”; hubo otros actores políticos involucrados cuyas acciones derivaron finalmente en la pérdida de la vida de la comunicadora.

Entre ellos aparece el nombre de José Alberto Luévano Rodríguez, actual director del Instituto Chihuahuense de Infraestructura Física Educativa (Ichife), quien fungía como secretario General del CDE del PAN, y el cual habría presuntamente dado su autorización, tanto a Shultz como a Piñera de actuar ilícitamente grabando la conversación sin el consentimiento de la comunicadora.

Cabe resaltar que Miroslava defendió en todo momento sus artículos, principalmente el titulado; “Impone el crimen organizado candidatos a ediles en Chihuahua” publicado el 4 de marzo de 2016, y que evidenciaba la relación del narco a través del grupo criminal “Los Salazar” en la imposición de candidatos a alcaldes en  diversos municipios serranos, entre ellos Chínipas, Guazaparez, Urique y directores de Seguridad Pública, entre otros.

“Diles que para qué se hacen tontos, Miroslava Breach Velducea es nacida en Chínipas y no va a revelar fuentes de información, así que, por favor, digan quién es y que me le echen a mí (la responsabilidad). Yo por eso firmé la nota porque yo sí tengo ovarios, y porque sabía cómo están las cosas. A mí me han hablado mis tíos y me dicen que están rezando el novenario por mí, entonces, que no jueguen”, había respondido la comunicadora a Piñera, cuyo audio fue reproducido en la Sala Uno del Centro de Justicia Penal federal.

José Luévano, fue el único personaje ligado al PAN que sí fue citado por la Feadle a declarar el pasado 18 de febrero de este año, durante el juicio de Juan Carlos Moreno Ochoa, en el cual negó los hechos. Extrañamente ni Shultz y Piñera fueron citados a comparecer ante el juez.

La periodista Patricia Mayorga, de la revista “Proceso” y amiga cercana de Miroslava Breach, la cual también fue grabada por Alfredo Piñera sin saberlo –y cuyo audio se escuchó en el juicio de “El Larry”-, en una segunda llamada telefónica que recibió, se excusó de las publicaciones de Miroslava Breach, diciendo que ésta última conocía a toda la gente de Chínipas, responsabilizando a ésta última de las notas.

Fueron un total de 54 los testigos que declararon en el juicio del único sentenciado a solicitud de la Feadle, entre ellos se destacó el fiscal General César Peniche; mientras que en el caso de la defensa, fueron citados seis personas originarias de Chínipas, entre ellas Joel Salazar Zamorano, hermano de Crispín los cuales, todos los últimos, cayeron en diversas contradicciones, rechazando el juzgador la credibilidad de sus testimonios.

Llamó la atención que en las audiencias del caso se reprodujo un testimonio videograbado que hizo “Cholugo” a la FGE, quien  fue chofer del automóvil Malibú color blanco con matrícula EMG4586 en el que viajaba “El Larry” el día de los hechos, y quien declaró que no supo del crimen, y luego fue amenazado, pero desde hace más de un año las autoridades policíacas no lo encuentran, a pesar de que han ido a buscarlo a su casa y de sus familiares.

Como cabo suelto, está quien mató a Andrés Ramón Zavala Corral, autor material del crimen de Miroslava, cuyo cuerpo apareció el 19 de diciembre de 2017 semienterrado en una brecha en Álamos, Sonora.

Entre los puntos que no se han esclarecido esta además la presunta presencia del gobernador Javier Corral al domicilio De las Torres número 1914 en el fraccionamiento Villas del Rey, en donde se localizó un equipo de cómputo portátil con las grabaciones de las periodistas, así como teléfonos celulares, lo cual no fue confirmado en las audiencias.

José Crispín Salazar Zamorano

Presunto autor intelectual del asesinato no se le ha ejecutado orden de aprehensión

El Juez de Distrito Néstor Pedroza en su resolución de culpabilidad en contra de “El Larry” por el delito de homicidio calificado en calidad de coautor, estableció claramente que en base a las pruebas y testimonios analizados, el responsable de dar la orden de asesinar a la periodista a Juan Carlos Moreno Ochoa fue el presunto jefe criminal de “Los Salazar”, José Crispín Salazar Zamorano, originario y con residencia en Chínipas.

Esto debido al testimonio que rindió “Apolo” su hijo, desde una cárcel de Hermosillo, Sonora el cual responsabilizó a su padre de haber dado la orden de matar a Miroslava, incluso señaló que él mismo escuchó en la cochera de la casa de su padre cuando éste le pidió a “El Larry” acabar con la vida de la comunicadora.

Tres días después del crimen, a su regreso a Chínipas, el 25 de marzo de 2017, el sentenciado le dijo al líder criminal de “Los Salazar” que su encargo ya había sido cumplido.

Sin esclarecerse como fue “sembrada” arma .38 con que mataron a Miroslava en crimen de Gallero

El 4 de marzo de este año fue presentada y analizada por un perito el arma tipo escuadra calibre .38, utilizada por el autor material del crimen Ramón Andrés Zavala Corral.

La pistola fue asegurada en la Junta de los Ríos, el 18 de abril de 2017, en la ejecución de un criador de gallos identificado como Gabriel Federico Ochoa Cárdenas de 55 años, arma que de acuerdo con investigaciones de la Fiscalía estatal, fue sembrada por el grupo de “Los Salazar” para confundir y desviar las investigaciones.

Hasta la fecha la forma en que fue sembrada el arma no ha sido esclarecida.

En el lugar del homicidio de Ochoa, las autoridades localizaron una cartulina que decía textualmente “este es el marrano que asesinó a la periodista Miroslava por orden del 80 en complicidad con Pablo Ernesto Rocha…”.

El homicidio ocurrió en el patio de la propiedad, ubicada en la calle Río Yaqui y Río Bravo. De este suceso no hubo tampoco responsables detenidos.