Local

Cargaron hasta con nacionalizados mexicanos

Detenido fue liberado luego de que su hermano presentara los documentos que acreditaban su legal estadía

El Diario / Participaron varias corporaciónes en apoyo al INM

Francisco Córdova/El Diario

viernes, 30 agosto 2019 | 08:40

Chihuahua.- Uno de los tres detenidos durante el mega operativo en hoteles contra migrantes era una persona nacionalizada con discapacidad que fue regresado horas después de su detención luego de que su hermano presentara los documentos que acreditaban su legal estadía, según narraron empleados del hotel Balflo, quienes fueron testigos del incidente.

La historia de Érick, de origen panameño, fue publicada desde el mes de julio en El Diario de Chihuahua, ya que se dedicaba a vender dulces en céntricas calles de la ciudad para poder pagar una de sus prótesis.

Según dijo, su plan era viajar a León Guanajuato pues buscaba hacer una vida en México después de abandonar su país y casarse en Sonora con una mexicana.

“Yo ya vivo en México, dejé mi país, aquí está toda mi familia, tengo a mi esposa a mi hija, también a parte de mi familia”, explicó.

Él y su hermano se hospedaron en el Hotel Balflo, sin embargo según narró una trabajadora del lugar que arribó al momento del operativo ambos estaban por abandonar su habitación cuando fueron sorprendidos por los más de 60 agentes y soldados que conformaron la redada a varios hoteles de la ciudad.

Tras no contar con los papeles que acreditaran su nacionalidad el hombre con discapacidad, quien trabaja para conseguir una prótesis más para su pierna fue trasladado a las instalaciones del Instituto Nacional de Migración.

No obstante horas después, según explicó el personal del hotel, fueron los propios agentes quienes lo trasladaron de nueva cuenta hasta el sitio donde fue detenido pues su hermano presentó la papelería que acreditaba su legal estadía en el país.

El operativo que fue desplegado en el Centro de la ciudad y considerado por asociaciones civiles pro derechos de los migrantes como excesivo en cuanto al uso de la fuerza sólo logró así la detención de dos personas migrantes. Por su parte Jean Carlo Lozano, gerente del Hotel Campanario, en el cual no se encontró ninguna persona que estuviera de forma legal en el país destacó que una semana antes le habrían avisado que se iniciarían los operativos, sin embargo no se les dijo la fecha exacta o la hora. “Nos pidieron que les indicáramos los cuartos que estaban ocupados y nosotros los acompañamos a las habitaciones a tocar. Simplemente pedían la identificación al huésped en caso de ser mexicano su credencial y si fuera extranjero que tuviera algún comprobante. Eso fue todo, en realidad todos los huéspedes eran mexicanos, estuvieron alrededor de 30 minutos y no hubo percance”, destacó.

Los dueños de varios hoteles destacaron que sí les presentaron una orden para proceder las revisiones, mientras que algunos señalaron que sí fue una sorpresa para los huéspedes que no esperaban se les molestara en las habitaciones.