Local

Caso Rubí: Llegó huyendo de los Maras, ahora lo buscan por robachicos

Hondureño vivía en casa abandonada en Punta Oriente

De la Redacción
lunes, 13 mayo 2019 | 13:40

Chihuahua.- En enero de este año un indocumentado que se identificó como Erick Barrera invadió una de las viviendas abandonadas de la Colonia Punta Oriente. Contó a sus vecinos que venía huyendo de las pandillas  y ellos le apoyaron para que contara lo más indispensable para hacer menos precaria su estancia en Chihuahua.  Ahora esos mismos que le ayudaron lo buscan desesperados pues presumen que es responsable de la desaparición de la niña Rubí Rubio Isunza, de 12 años.


“Nos sorprendimos al ver la noticia. Fuimos a la casa en donde habitaba pero ya no está ahí y el número de teléfono que nos había dado para contactarlo ya no responde”, dijo una de las vecinas del sector.
Erick llegó a la colonia a principios de enero acompañado de una mujer que aseguró era su esposa.  “Nos contó que habían sufrido mucho para llegar aquí y que habían tenido que dejar a su pequeño hijo allá en Honduras. Por supuesto que la historia nos conmovió”, contó ayer una de las vecinas del sector.


La pareja ingresó a una de las casas semidestruidas de la calle Punta Piloncillo y las familias del sector decidieron pronto ayudarlos. Hicieron un llamado a la comunidad e iniciaron una colecta de muebles y alimentos.


Erick narraba que estaba decidido a hacer una nueva vida en Chihuahua, porque en Honduras habían matado a sus hermanos.  “Estuvimos en las vías del tren durmiendo como 4 o 5 días. Un señor nos trajo para esta colonia. Vimos todas las casas solas y aquí los vecinos nos ofrecieron sin problema que habitáramos. Ya decidimos que permaneceremos aquí. No podemos regresar a Honduras, donde mataron a mis hermanos porque no pudimos pagar el impuesto de guerra, ya no podemos volver”, contó.


La casa no tenía ni puertas ni ventanas,  el matrimonio colocó lonas que con la fuerza del aire se desprendieron varias veces. La comunidad respondió al llamado de auxilio.


Pero la tarde del pasado 10 de mayo, Brenda Rubí Rubio Inzunza, de 12 años desapareció de la colonia Punta Oriente. Sus familiares aseguran que fue llevada a la fuerza por el joven hondureño, y la Fiscalía General del Estado mantiene un operativo de búsqueda.


La tía de la niña difundió también la imagen del presunto responsable del rapto: Erick.


Los vecinos que alguna vez lo apoyaron de inmediato acudieron a la vivienda que ocupaba, pero desde hace tres semanas se había marchado.


“Se marchó así sin avisar. Ahora viven ahí otras personas. Dejo todas las cosas que se le regalaron. Ni él ni su mujer. Sólo Dios sabe que es lo que ha pasado”, expresó la vecina.
Los habitantes ignoran si tras marcharse, Erick podría haber regresado a la colonia y cometido el delito por el que le están buscando.