Local

Celebran 113 su nacimiento el 'Día de Muertos'

Los cumpleañeros no festejan propiamente su nacimiento únicamente, sino en ocasiones, deben considerar el día por la festividad y dejar su celebración en otro momento

El Diario

Juan Carlos Núñez/El Diario

domingo, 01 noviembre 2020 | 21:55

Chihuahua, Chih.- Un total de 113 chihuahuenses celebrarán su primer año de vida justo el Día de Muertos, fecha irónica en que por un lado se recuerda a quienes fallecieron, mientras otros festejaran el haber llegado a este mundo.

En los últimos seis años han nacido 850 personas en territorio chihuahuense, de los cuales en 2014 fueron 124, para el 2015 son 153, en 2016 con 151, 2017 nacieron 166 y en 2018 un total de 143, además de los mencionados el año pasado.

Esta cifra es en toda la entidad de acuerdo con la Dirección del Registro Civil, que a pesar de la contingencia sanitaria generada por el coronavirus mantiene sus operaciones con las medidas necesarias, no es necesario llevar al recién nacido a las oficinas ya que con el certificado médico, uno de los padres, y la documentación necesaria es suficiente.

Tal y como ocurre con otras fechas festivas como Navidad, Día de las Madres, Día del Niño, la Independencia, los cumpleañeros no festejan propiamente su nacimiento únicamente, sino en ocasiones, deben considerar el día por la festividad y dejar su celebración en otro momento.

“AGRADEZCO LA VIDA EL DÍA DE MUERTOS”

Para Karla García, quien nació un 2 de noviembre de 1974, considera una fecha muy agradable porque ve muchos colores, se siente más el sentido de la vida aunque sea una conmemoración por quienes ya no están presentes físicamente.

No obstante, reconoció que los tiempos más difíciles fueron cuando era niña, ya que siempre tuvo el deseo que en la escuela le cantaran las mañanitas o llevaran pastel, pero al no haber clase, se quedó con las ganas.

Afortunadamente, en casa no se olvidaban de felicitarla aunque sí acaparaba la atención el hacer altares y actividades propias de la festividad mexicana.

Dijo que fue hasta que entró a la preparatoria, cuando sus amigas le hicieron una fiesta sorpresa, fue que sintió un verdadero cumpleaños que no pasara tan desapercibido por el Día de Muertos.

“Yo creo que de ahí en adelante, comencé a festejarme mucho más, con más intensidad. Es quede niña, si la sufrió un poco más. A veces  no hacían fiestas porque andaban en el panteón. Ya más grande, pues venían las fiestas de disfraces, temas con catrinas y aprendí a amar más el Día de Muertos”, platicó la también profesionista en Administración de Empresas.

No obstante, hace varios años que falleció su esposo y no fue hasta épocas recientes cuando sus hijas le pidieron comenzar a hacer un altar de muertos dedicado a él, por lo que ahora celebra su nacimiento, recuerda a su pareja y siempre se siente una aire de positivismo en lugar de un sentimiento lúgubre.

Platicó que también es una fecha curiosa, ya que un 2 de noviembre falleció su bisabuelo  cuando ella era adolescente, por lo que cuando se acerca la fecha, hay muchos sentimientos de quienes compartían momentos en vida, su cumpleaños, así como siempre hacer más cosas originales propias de la cultura.

Entre las cosas que ha querido hacer este día es ir a la Isla de Janitzio en Michoacán, donde es todo un espectáculo la noche del Día de Muertos, además de ser una tradición purépecha muy importante. También ir a Guanajuato para festejarse por ser un lugar de  mucho misticismo y tradición mexicana.

“Hay muchas cosas que quisiera hacer y que haré. Por ahora, yo prefiero celebrar el poder estar en este mundo y vivir tantas experiencias tan positivas, así como algunas que formaron mi carácter y me han ayudado.

Yo conmemoro la vida el Día de Muertos”, manifestó.

UN DÍA DE DIFUNTOS MUY DIFERENTE

A diferencia de años anteriores, este 2020 el festejo tanto de la festividad mexicana como de los cumpleaños será distinta, ya que la pandemia orilla a no tener aglomeraciones de gente, por lo que ni se permiten fiestas, ni visitas a los panteones que están cerrados al público, únicamente para inhumaciones y con muy poca gente.

La tradicional “Feria del Hueso” en la que a las afueras de los principales camposantos se hacía verbena con puestos de comida, venta de diversos artículos, muchas flores, entre otras actividades, está cancelada para evitar que se junten muchas personas.

También está suspendido el desfile de catrinas que año con año se hacía en las principales calles de la ciudad, concurso de altares en escuelas, entre otras actividades que demostraban el ingenio para celebrar a los difuntos, que es parte de la cultura mexicana.

Esta fecha en particular, aunque el tema principal es la muerte, se festeja con alegría, se recuerda a los seres queridos cuando compartían su vida con los deudos, además de varias creencias que tienen las personas como el que las almas visitan a sus familiares para convivir al menos un día, como cuando estaban vivos.

La pandemia global por este virus, también ha dejado sus estragos en Chihuahua, que ha cobrado la vida de mil 904 personas, quienes este 2 de noviembre se les recordará como las primeras víctimas de este mal que atacó a toda la humanidad.

El Día de Muertos siempre será muy controversial, pero más ahora con esta situación de contingencia en que muchos han dejado este mundo por esta causa, otros por diferentes circunstancias, algunos muy jóvenes, otros de edad avanzada, mientras que habrá quienes nazcan ese día, algunos celebrarán su cumpleaños y la mayoría de la gente se quedará con la ilusión de haber podido ir a donde descansan los restos de sus seres queridos para mínimo, llevarles una ofrenda, una flor o simplemente una oración.

PIDE LA IGLESIA REFLEXIÓN APEGADA A LA FE EN LA FIESTA RELIGIOSA DEL DEL 2 DE NOVIEMBRE

El vocero de la Arquidiócesis de Chihuahua, Gustavo Sánchez Prieto, recordó que el Día de Muertos es una tradición mexicana propia de la cultura mexicana, sin embargo las creencias, mitos y especulaciones del misticismo que rodea la fecha, no se relaciona con la fe cristiana y católica, ya que ellos oran por el descanso eterno de los difuntos y su transición hacia el cielo con Dios, más no como ánimas que pueden estar en el mundo terrenal.

Dio que cercana la fecha, hay algunos días que se conmemoran de distintas maneras, por eso hizo una reflexión.

“La tradición del Halloween no pertenece a nuestra cultura mexicana. Muchos la relacionan con países nórdicos e incluso ideas de satanismo. En lo que se refiere a niños y jóvenes, no promueve valores auténticos, no conviene secundarla. El 1 de noviembre los católicos celebramos que, por Cristo y el Don del Espíritu Santo, nuestra vocación es el cielo y estamos llamados a vivir la caridad en la tierra, especialmente con los más pobres. Estamos todos llamados a ser Santos. El 2 de noviembre es nuestra oración por los difuntos. En distintos lugares de país acostumbran los altares de muertos. Una tradición mexicana que mezcla elementos indígenas con católicos. Aunque tradición cercana a nosotros, no es una expresión de nuestra fe católica. Nosotros tenemos el altar de la vida y la ofrenda viva que es Jesús mismo, camino, guía, alimento y meta de nuestra vida. Por la pandemia, no podemos visitar el cementerio, nos uniremos espiritualmente a la santa misa por internet, radio o televisión guardando las indicaciones sanitarias, haremos nuestra oración desde la propia casa. Con mucha fe y caridad, con esperanza firme de vida eterna”, manifestó el padre “Negris” como se le conoce comúnmente.