Local

Celebran indígenas 529 años de resistencia

“Buscamos el reconocimiento a nuestros pueblos que ya existían”, detalló Juan Luis Longoria

Silvestre Juárez/El Diario

De la Redacción/El Diario

miércoles, 13 octubre 2021 | 07:30

A la par de la conmemoración en Chihuahua de los 312 años de la fundación de Chihuahua, los pueblos originarios conmemoraron 529 años de resistencia, celebrando también su origen y desestimando el monumento a la batalla de 3 Castillos que ellos calificaron como una masacre y exterminio.

Juan Luis Longoria, perteneciente a la nación Ndeeh, así como licenciado en Historia y maestrante de Antropología Social, informó que el día de ayer realizaron al menos dos eventos acompañados de indígenas rarámuris, uno en el monumento a la citada batalla y otro en la estatua de Deza y Ulloa.

“Nosotros hoy desestimamos el monumento a la Batalla de Tres Castillos que ocurrió un 14 de octubre, dentro de dos días en adelante y celebramos la resistencia de los pueblos indígenas y en la estatua de Deza y Ulloa buscamos el reconocimiento a nuestros pueblos que ya existían.

Somos parte del estado de Chihuahua, ciudadanos y no solamente nos pronunciamos en contra de las injusticias que hemos pasado, sino también celebramos nuestro origen, nuestro lugar y nuestros espacios”, detalló el historiador.

Asimismo se tuvo la presencia de rarámuris de la baja y alta tarahumara quienes buscan su reconocimiento como pueblos originarios en esta región geográfica que ahora es Chihuahua.

Longoria destacó de igual forma en el marco de la llegada de Benito Juárez a Chihuahua, el día de ayer, recordaron la relación que hubo con el entonces presidente de México, quien les entregó documentos firmados de su puño y letra reconociendo algunos de sus territorios, documentos que aún conservan. 

Al puntualizar que si bien a su nación se le reconoce como apache, este vocablo significa enemigos, mientras que Ndeeh, quiere decir persona, como ellos se denominan, abundó en que uno de sus ancestros, conocido como Manto Negro Chico, fue escolta de Benito Juárez en su paso por las tierras de Chihuahua en las que los Ndeeh lo reconocieron como amigo, al estar acompañado de uno de los suyos.