Local
Hace historia en Chihuahua

Chelita, primera regidora rarámuri

'Nunca imaginé entrar en la política, pero veo que podré hacer mucho por los demás': Graciela Rojas

Silvestre Juárez/El Diario

Juan Carlos Núñez/El Diario

jueves, 26 agosto 2021 | 17:51

Graciela Rojas Carrillo, de 24 años, será la primera regidora en la historia en ser originaria de una etnia indígena que ocupará el cargo en el Ayuntamiento de Chihuahua durante la administración 2021- 2024, como parte de la Fracción Edilicia del Partido Acción Nacional (PAN). 

En entrevista para El Diario de Chihuahua, la oriunda de la comunidad de Mesa de Arturo en el municipio de Urique, “Chelita”, como le dicen de cariño, vino a la capital del estado a estudiar la carrera de Ingeniería en Ecología en la Facultad de Zootecnia de la Universidad Autónoma de Chihuahua (UACh), donde con dificultad y esfuerzo ha logrado salir adelante y ahora se presentó esta oportunidad, no sólo para ella, sino para su comunidad, por lo que se ha preparado para apoyar a los diferentes grupos vulnerables, así como por los temas relacionados con al medio ambiente. 

Reconoció que ella como cualquier joven de su edad, estaba enfocada en los estudios y salir adelante, por lo que no imaginó que podría empezar una carrera en la función pública, pero al conocer a sus demás compañeros regidores y trabajar en la campaña dentro de la planilla de Marco Antonio Bonilla Mendoza, comprendió que desde el Municipio puede hacer mucho por la gente y es parte del reto que se ha propuesto, sin dejar de lado lo que le apasiona, la ecología. Es por ello, que hasta ahora ella presidiría la Comisión de Ecología en el Ayuntamiento o cuando mínimo formar parte, por sus conocimientos y experiencia en el ramo, así como formar parte de otras comisiones que le sean afines y pueda aportar a la comunidad chihuahuense y por ende, a personas de etnias indígenas principalmente. 

Platicó que su vida no ha sido fácil, ya que al terminar la secundaria en su pueblo, tuvo que ir a otro para hacer la preparatoria. Con sacrificio, su familia la ha apoyado y ha intentado responderles. Posteriormente venir a la capital para estudiar en la UACh, que en un primer intento no logró quedarse, pero no la desanimó, así que se preparó más para el siguiente semestre, trabajó en talleres de costura y finalmente logró otra de sus metas, comenzar con su carrera, la cual está a punto de egresar. Sin embargo, puesto que cuesta estudiar, logró obtener becas y oportunidades que no siempre se le dan a todos, incluso a jóvenes mestizos, pero comentó que se siente afortunada de que las cosas se hayan acomodado de esta manera. 

Su incursión en la campaña fue por una invitación para ser parte de la planilla, pero no era la única, ya que había hombres y mujeres rarámuri que podían ser parte, pero para su sorpresa, fue elegida y al entrevistarse con miembros de la campaña, se motivó para entrar con toda la energía, aprender mucho y prepararse en caso de ganar, por lo que ahora que rinda protesta junto con todo el Cabildo de la Administración Municipal 2021-2024, el trabajo y reto será mayor, pero con corazón y entrega, espera estar a la altura.

“Nunca imaginé entrar en la política, pero veo que podré hacer mucho por los demás. Al principio, lo que yo quería era estar en la escuela, disfrutar con mis amigos, ayudar a mi familia. Pero vino esto y ahora tengo una visión más amplia y creo que si estoy aquí, es por algo. También, lo que yo creía de la política era distinto. Conocí a la gente del equipo de Marco y la verdad he tenido muy buenas experiencias. Siempre amables, si tenía dudas me decían, nunca una mala cara ni me relegaban, realmente me hacían sentir parte del equipo”, platicó la próxima regidora. 

En cuanto a los problemas, reconoció que durante su visita a colonias, existe mucha necesidad, así como en los asentamientos tarahumaras, por lo que sí está más interesada en apoyar para un mejor desarrollo, algo que tiene el respaldo de sus compañeros. 

También, la cuestión ecológica considera importante porque es vital cuidar el medio ambiente, especialmente en una zona como Chihuahua donde el clima es extremoso y se debe buscar una conciencia ambiental entre la población y crear más políticas públicas para beneficio de la naturaleza. 

Aunque a veces usa su vestimenta típica o tradicional, no siempre la utiliza, tiene la libertad de vestir como ella quiera y sentirse cómoda, porque lo importante es ser auténtica y no perder su esencia. 

“Quisiera que ahora se apoye más a la gente rarámuri, a éste y otros sectores como adultos mayores, personas con discapacidad, hacer más por la cultura, por la ecología, que es fundamental. Es mi carrera y hacer que Chihuahua sea una ciudad ambiental agradable”, mencionó la ingeniera ecologista. 

Con mucha humildad y sinceridad, dijo que ésta es una nueva etapa de su vida, pero que continuarán metas, retos y luchará por lo que elle cree, razón por la que también envió un mensaje de positividad a la gente, especialmente a los jóvenes, ya que ella será la edila más joven en el Cabildo y reconoce que hay oportunidades únicas en la vida, pero hay que esforzarse por lograr los sueños. 

“Yo les diría a los chavos, que muy importante es no dejar la escuela. Los estudios son muy fundamentales. Hay veces que te caes y quieres renunciar, pero no hay que rendirse. Yo nunca fui alumna de excelencia, a veces buenas calificaciones o a veces bajas, pero lo importante es no dejar la meta, seguir y seguir. Tener metas es importante, lograrlas y buscar otra. Nunca pierdan su esencia, su manera de ser, ser auténticos, todo se puede lograr”, finalizó la joven rarámuri.