Local

Chihuahua, la segunda más afectada en la entidad

Noviembre pasado se tuvo un repunte considerable tanto en contagios como en defunciones

Juan Alanís/El Diario

Miguel Silva/El Diario

lunes, 22 marzo 2021 | 05:00

Chihuahua, Chih.- Ayer se cumplió un año del primer caso positivo a Covid-19 en la ciudad de Chihuahua que durante este periodo se ha convertido en la segunda población del estado más afectada por la pandemia y a la fecha supera los 15 mil casos positivos que han sido detectados por medio de una prueba PCR, de acuerdo con la información oficial proporcionada por la Secretaría de Salud.

La primera defunción en la ciudad se reportó el 12 de abril, cuando se tenían contabilizados apenas catorce contagios, en la actualidad la ciudad tiene 1,349 defunciones a causa del virus, que representan el 20 por ciento del total de las muertes registradas en el territorio estatal.

Fue a partir del mes de noviembre cuando se tuvo un repunte considerable tanto en contagios como en defunciones, siendo este el mes más crítico de la pandemia en el que se acumularon 302 defunciones y 2,652 casos positivos de acuerdo con la información oficial.

El primer contagio oficial en la ciudad de Chihuahua se dio a conocer la tarde del sábado 21 de marzo del 2020, este fue un caso “importado” y corresponde a una persona que viajó a Los Ángeles, California en donde contrajo el virus y a su llegada a la ciudad se le detectó, tras más de quince días de aislamiento se pudo recuperar.

Los primeros casos registrados por dispersión comunitaria, es decir, cuando el virus ya se transmitía a nivel local se dieron a conocer el día 8 de abril del 2020, en aquel entonces apenas había ocho casos positivos y ninguna defunción, aún era inimaginable, lo que la pandemia ha llegado a provocar.

Apenas tres semanas después del primer contagio se registró la primera defunción en la ciudad, siendo una mujer adulta mayor la primera víctima mortal del virus, Chihuahua ingresaba a una fase desconocida, el temor cada vez era mayor en la población, sin embargo, una parte aún continuaba incrédula.

El 23 de marzo del 2020, a nivel federal se anunció el inicio de lo que se denominó la jornada nacional de sana distancia, la economía frenó de golpe, cerraron comercios, bares, restaurantes, las clases en todos los niveles académicos y toda clase de actividad considerada como “no esencial” el objetivo era claro, evitar aglomeraciones en sitios cerrados.

Fueron días de incertidumbre, la ciudad durante varias semanas lució semivacía, al caer la noche, las calles se encontraban desiertas, no había un solo local comercial abierto, la población se encontraba en sus casas, expectantes, con incertidumbre y afrontando una situación completamente atípica.

Luego de dos meses de confinamiento, a partir de mayo la población comenzó a salir de sus casas, el hartazgo se había apoderado de la mayoría, querían el regreso a la “normalidad, la movilidad que había descendió a niveles del 18 por ciento en abril, comenzó a elevarse hasta alcanzar un cien por ciento como la tenemos en estos momentos.

Las restricciones a los diversos giros comerciales han provocado una profunda crisis económica, muchas pequeñas y medianas empresas se vieron obligadas a cerrar de forma definitiva ante la falta de ingresos y con esto, cientos de personas se quedaron sin empleo y hasta el momento la economía no se ha logrado reactivar en su totalidad.

Una vez que concluyó la jornada nacional de sana distancia, a partir del primero de junio inició el esquema de semaforización, mismo que ha sido objeto de polémicas y disputas entre los gobernadores y la federación.

La Jornada Nacional de Sana Distancia concluyó el 30 de mayo del 2020, en ese entonces, poco más de dos meses después del primer contagio, la ciudad ya acumulaba 524 casos positivos y 45 defunciones.

A partir de junio, inició el esquema de semaforización, con esto se permitió la apertura de algunos giros comerciales y laborales de manera parcial, no en su totalidad, el semáforo rojo estuvo vigente en la ciudad únicamente los primeros quince días del mes para entonces ya había 719 contagios y 61 defunciones.

Con esto, la ciudad ingresó al semáforo naranja, etapa que se mantuvo vigente entre el 16 de junio y el 27 de septiembre, en esa etapa se registraron 3,287 casos positivos y 217 defunciones, el acumulado hasta entonces era de 4,002 casos positivos y 62 personas fallecidas.

Las autoridades sanitarias decidieron avanzar al semáforo amarillo a partir del 29 de septiembre, la población relajó las medidas preventivas, se desbordó en las calles, comercios y bares y restaurantes, los efectos de esto, serían catastróficos, ante el incremento desmedido en el número de contagios, el 19 de octubre, la Secretaría de Salud tuvo que retroceder en la semaforización al color naranja de nuevo, para esa fecha, había 5,080 personas contagiadas, de las cuales, 320 habían perdido la vida.

La medida de regresar al naranja fue insuficiente, los contagios estaban incontenibles y las defunciones comenzaban a incrementarse de manera alarmante, la saturación en los hospitales puso en jaque al sistema de salud y tan sólo cuatro días después del regreso al naranja, la ciudad ya se encontraba en rojo de nuevo, medida que entró en vigor el 23 de octubre con un acumulado de 5,398 contagios y 337 muertes.

Llegó el mes de noviembre, el mes “negro” el más devastador, las cifras se elevaron de forma desmedida, el gobernador Javier Corral Jurado anunció como medida extraordinaria el toque de queda, toda actividad sin importar su giro quedó suspendida a partir de las 18 horas, esto de lunes a jueves, mientras que viernes, sábado y domingo, todo permaneció cerrado, fueron dos semanas angustiantes.

Noviembre concluyó con 2,652 contagios y 302 muertes en la ciudad, el acumulado al finalizar el mes era de 8,715 casos positivos y 681 defunciones; dentro de los días más críticos que ha vivido la ciudad se enmarca el 21 de noviembre, fecha en la que se reportaron 188 casos positivos y 17 personas fallecidas.

La crisis se extendió al mes de diciembre, sin embargo, a partir del día 15, se anunció el regreso al semáforo naranja, el año 2020 concluyó con 10,660 personas contagiadas y 880 fallecidas.

El 2021 inició con la esperanza de la vacunación y reducir el número de contagios, el semáforo naranja se mantuvo hasta el 28 de febrero, para ese día la ciudad ya tenía un acumulado de 13,845 personas a las que se les había detectado el virus mediante una prueba PCR, de las cuales, 1,240 fallecieron.

Marzo inició con el anuncio del regreso al semáforo amarillo, fase en la que se mantendrá durante las próximas semanas de acuerdo con las autoridades de salud, al día de hoy, la pandemia ha cobrado la vida de 1,316 personas y ha contagiado a 14,737.