Local

Chihuahua, tres siglos de historia

El 12 de octubre de 1709 se llevó a cabo la votación de los notables sobre la fundación del Real de Minas; 8 votaron por Santa Eulalia, mientras los 8 restantes lo hicieron por el valle

Alejandro Piñón/ El Diario
sábado, 12 octubre 2019 | 09:18
Juan Alanís/ El Diario

Chihuahua.- “Hoy 12 de octubre del 2019 la ciudad de Chihuahua cumple 310 años de su fundación, este hecho histórico nos ubica en el vertiente del pasado y del futuro para rememorar con esperanza y alegría la fiesta aniversaria de nuestra gran ciudad”, declaró Rubén Beltrán Acosta, cronista de la ciudad. 

Es por esto, que gracias a información resguardada en la Hemeroteca municipal se sabe que los descubridores de esta ciudad fueron los indígenas Juan Dios Barba y Cristobal Luján, siendo hasta el año 1707 cuando la Mina Soledad permitió dar origen al Real de Santa Eulalia y al primer asentamiento de la ciudad de Chihuahua. 

Sin embargo, Rubén Beltrán recordó que fue en el año de 1708 que por la importancia del Real de Santa Eulalia le mereció la categoría de alcaldía mayor, logrando que su primer alcalde fuera el general Juan Fernández de Retana, personaje que determinó por primera vez que la cabecera de los Reales de Minas se estableciera en el río Chuvíscar. 

En su intervención, Octavio Rangel, quien escenifica al personaje de Deza y Ulloa en Aquiles Serdán destacó que fue durante el segundo semestre de ese mismo año cuando Don Antonio Deza y Ulloa gobernador del Reino de la Nueva Vizcalla planteó el cambio de la cabecera de Santa Eulalia a la Junta de los Ríos. 

“Este funcionario llevó a cabo una reunión en Santa Eulalia, el 05 de octubre de 1709 encontrando una marcada división de criterios en relación al lugar en que debería quedar la cabecera, motivo por el cual pidió a los 16 mineros principales que le presentaran su punto de vista por escrito”, declaró Beltrán Acosta. 

En su intervención a las afueras de la Presidencia Municipal de Santa Eulalia ahora Aquiles Serdán, Octavio Rangel recordó que durante la votación para definir si habría o no un cambio de cabecera, la elección quedó a ocho contra ocho, por lo que con su voto de calidad el gobernador Deza y Ulloa tuvo a bien definir y dictar en esa comunidad su histórico decreto del 12 de octubre donde determinó que la cabecera de los Reales de Minas fuera en el valle del río Chuvíscar bajo el nombre primitivo de Real de San Francisco de Cuéllar. 

El cronista de la ciudad, Rubén Beltrán recordó que el crecimiento económico y demográfico de la región permitió que nueve años después, es decir en 1718, el mencionado Real se elevara a la categoría de Villa bajo el nombre de San Felipe el Real de Chihuahua, siendo esta categoría la que permaneció junto con su primer ayuntamiento hasta el 1823 para finalmente dar origen ese mismo año a la transformación de dos provincias, una de ellas la de Durango y la otra la de Chihuahua.

“A esta última provincia se le concedió la categoría de ciudad y nombre de Chihuahua por decreto del Congreso Constituyente; sin embargo, fue hasta el 6 de julio de 1824 cuando por medio de un decreto surgió lo que ahora se conoce como el estado de Chihuahua determinándose oficialmente que la ciudad de Chihuahua fuera su capital”, finalizaron.