Local

Choferes de plataformas digitales, al acecho de los criminales

Desde que esta modalidad de transporte apareció en Chihuahua los asaltos y hechos trágicos en contra de estos trabajadores ha sido constante

De la Redacción/El Diario

domingo, 18 julio 2021 | 22:50

Chihuahua, Chih.- Cada viaje es diferente, cada uno con su circunstancia, cada uno con su probabilidad de riesgo por más rutinario que parezca; los choferes de plataformas digitales son quizá el

sector productivo más desprotegido tanto en aspectos de seguridad social como de seguridad personal.

Los recientes ataques a choferes de plataformas digitales volvieron a encender las alarmas, sin embargo, no es un problema nuevo, pues desde que esta modalidad de transporte apareció en Chihuahua los asaltos y hechos trágicos en contra de estos trabajadores ha sido constante.

El 12 de junio de 2016 la plataforma Uber comenzó a prestar el servicio en Chihuahua, en un ambiente de tensión y protestas por parte de sindicatos de taxistas que se resistían a compartir el sector del transporte a prestadores de servicios que consideraban ilegales y piratas, sin embargo, pese a la resistencia de los taxistas tradicionales, pasaron a segundo término en la lista de

pesadillas de los choferes de plataforma digital.

Rachas de terror Quizás la época más crítica, la de mayor violencia en contra de choferes de Didi y Uber, fue la de diciembre de 2019 y enero de 2020, pues tan sólo en un lapso menor de dos meses ocurrieron 15 ataques entre asaltos, secuestros, robos de vehículos y asesinatos, mientras que en todo el 2019 la Fiscalía General del Estado abrió 49 carpetas de investigación por denuncias de ataques.

El primer crimen de impacto ocurrió contra la conductora de Uber Alma Rosa Trillo, de 37 años, originaria de Mazatlán, quien desapareció el 22 de noviembre de 2017 y fue encontrada sin vida tres días después en una brecha camino a Carrizalillo.

La víctima realizó un viaje fuera de aplicación y fue asesinada a golpes. Su carro fue encontrado en la colonia Los Naranjos. En 2018 ocurrió el caso impune del chofer Cecilio Caro, desaparecido en un presunto asalto.

Otro de los casos más recordados ocurrió el ocurrió el 12 de diciembre de 2019, con la desaparición de José Antonio Fuentes, a quien sus compañeros conocían como “Pepe”, chofer de Didi cuyo cuerpo fue encontrado en la carretera Satevó a Delicias el día 20, luego de una intensa movilización y protestas de compañeros, así como la presión de los medios de comunicación.

El 16 de diciembre de 2019 despojaron del carro a dos choferes en Quinta Montecarlo y en la salida a Delicias; cuatro días después, el 20 de diciembre, un chofer fue atacado por pasajeros con un cuchillo en la carretera a Juárez y otro chofer fue despojado de la unidad en la colonia Nombre de Dios; el 21 a una conductora le quitaron el carro en la calle Mercurio y un chofer sufrió el atraco de pertenencias y de su carro en la colonia 2 de Octubre.

Ya en enero del año pasado, el día 5, un chofer fue bajado a golpes junto con su pasajero en la colona Villa Juárez, mientras que ese mismo día por la tarde otro chofer fue golpeado y despojado de sus pertenencias y carro en la colonia Sierra Azul.

El día 6 y cansados de la ola de asaltos, un grupo de choferes de Didi recuperaron el carro de un compañero en la colonia Los Olivos, minutos después de que un par de asaltantes lo golpearan y  despojaran.

El 12, el 13 y el 23 de enero continuaron los robos de vehículos, con la particularidad de que los maleantes atravesaban a niños en las calles para obligar a los choferes a detenerse. A final se trató de una banda integrada por miembros activos de la MISMA Fiscalía, quienes operaban desde la colonia Zootecnia.

Otra ola de asaltos y desapariciones explotó en octubre de 2020, con pasajeros que por disputas de tarifas golpearon a choferes, así como asaltos diarios en diferentes sectores como Cerro de la Cruz, Los Pinos y Barrio de Londres, la mayoría de ellos sin la respectiva denuncia.

Durante los primeros meses de 2021 en la ciudad van cinco asesinatos de choferes y la Fiscalía reporta la apertura de 11 carpetas de investigación por robos, lesiones y amenazas; los asesinatos más recientes corresponden a Diego Otamendi y José Ángel Romano, hechos a manos de José Miguel T.G. y Brayan G.C., delincuentes de 19 años originarios de Nonoava, quienes robaban carros ‘por encargo’ para grupos criminales de dicha región, y quienes purgarán condenas de 24 años.

Como pueden organizan su seguridad A falta de esquemas eficientes por parte de las autoridades, los propios choferes se organizan en grupos de WhatsApp en donde comparten la ubicación en tiempo

real y mediante claves, avisan en caso de peligro latente y potencial.

“Marcos”, administrador de uno de estos grupos quien pidió mantener su nombre en el anonimato, confesó que este tipo de organización fue efectiva un tiempo, sin embargo, el esquema ya es conocido  por los mismos asaltantes, quienes muchas veces resultan choferes de las mismas aplicaciones como autores materiales o auxiliadores en los crímenes.

El chofer, señala que incluso en un tiempo pagaron por ‘seguridad’ a comandantes de la policía, sin embargo, esta no fue efectiva y decidieron reagruparse ideando otras medidas como avisar al iniciar un viaje y al terminarlo, incluso mantener coordinación entre grupos pequeños para un mayor control.

Para Marcos el panorama no es alentador, mientras que las ganancias disminuyen conforme incrementa el precio de los insumos como refacciones, gasolinas, llantas, lubricantes, entre otros lastres que acompañan la lista de problemas que no doblegan al sector que a diario presta el servicio en la capital.

“Todos los días le digo a mi esposa que me de a bendición y beso a mis dos hijos porque de verdad uno sale y no sabe si va a regresar. Traigo también colgado un rosario en el carro, y a veces cuando voy solo le pido a Dios que me guarde y guarde también a los compañeros que andamos buscando ahora sí que la papa y todo lo necesario para la familia”, concluyó.

Por su parte, Cecilia Román, Gerente de Comunicación de Seguridad en Uber México, explicó que debido a los incidentes de inseguridad que afectan al sector, se han ideado innovaciones de plataforma como el PIN de autentificación del viaje, detección de anomalías y grabación de audio encriptado, además de la verificación de identidad para usuarios que soliciten pago en efectivo.

También comentó que todos los viajes de la aplicación se encuentran asegurados sin costo adicional para los choferes, cobertura que incluye responsabilidad civil por daños a terceros, accidentes personales, gastos médicos, así como cobertura en caso de discapacidad y muerte accidental.

Resaltó que la empresa abre la información de la plataforma a las autoridades para colaborar en las investigaciones.

Las alternativas de seguridad social sí existen También los choferes de plataforma son de los sectores más desprotegidos en los esquemas de seguridad social, por tratarse de socios prestadores de servicios de las plataformas digitales, sin contrato colectivo, individual ni horario establecido, requisitos que pide la Lay Federal del Trabajo.

“Las y los choferes de las plataformas de Rappi, Didi y Uber, firman un contrato de prestación de servicios porque ellos acomodan su propio tiempo, de tal suerte, que se hace requisito indispensable que esté subordinado a un horario”, explicó Juan Pablo Delgado, delegado de la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo en el Estado de Chihuahua.

Delgado, reconoció que en la gran mayoría de los casos los choferes se ven vulnerados en derechos como la seguridad social, a la atención médica en el IMSS, al ahorro para el retiro, vivienda, entre otros, sin embargo, cuentan con la opción de darse de alta ellos mismos.

“La misma Ley del Seguro Social contempla una figura que se llama la Modalidad 40, que es donde tú te puedes dar de alta. Primero te da de alta un patrón, luego te da de baja y tú puedes continuar pagando tus aportaciones obrero – patronales, esto con la finalidad de tener alguna pensión por invalidez, cesantía o al final del día en caso de tener un accidente y quedar invalidado poder tener derecho a servicio médico”, explicó el funcionario.

Delgado, recomendó a los choferes jóvenes darse de alta con el salario mínimo y a las personas de mayor edad, con un salario más alto, y especificó que quienes aspiran a este esquema deben haber cotizado por lo menos un año ante el IMSS.

Los choferes de las modalidades de entrega de comida y mercancías diversas también pueden acceder a esta modalidad, aún más cuando en su mayoría realizan las entregas en motocicletas y bicicletas

y se encuentran más expuestos.