Local

Clases sociales definieron calles de Chihuahua

El crecimiento de la ciudad fue desproporcionado desde sus inicios: historiador

El Diario

Juan Carlos Núñez/El Diario

miércoles, 18 marzo 2020 | 19:43

El trazado de calles de la capital del estado siempre se vio envuelta en decisiones de las clases sociales elevadas, que a pesar de tener arquitectura de gran belleza, causó un crecimiento desproporcional desde sus inicios, según comentó el historiador chihuahuense, Edelmiro Ponce de León. 

Dijo que esto se ve desde que Juan Antonio Trasviña y Retes construyó una acequia subterránea para alimentar diversas huertas de su propiedad y su hacienda, ubicada en la zona de lo que hoy es la avenida Cuauhtémoc y bulevar Gustavo Díaz Ordaz, antes conocido como Río de la Canoa por la década de 1720. 

De acuerdo a un plano de 1722 descubierto por la antropóloga Chantal Cramuaussel en archivos de Guadalajara, Jalisco, el extremo derecho es el Río Chuvíscar, donde dice acequia por debajo de tierra y se viene por la actual avenida Cuauhtémoc y entra a la calle Libertad hasta la Plaza Merino, de ahí por la parroquia y dice donde lleva agua al Colegio Jesuita y de ahí a la altura de Rectoría hacia la calle Tercera. 

“Ahí estaba la hacienda de Trasviña y Retes y prosigue la acequia por la Doblado luego en la Ángel Trías y descarga en el río a la altura de avenida Independencia. De estas instalaciones del acueducto subterráneo nació la leyenda de los famosos túneles que en realidad no existen”. 

El historiador dijo que el arroyo que dice por dónde hay una canoa es el actual bulevar Gustavo Díaz Ordaz y termina donde está el Museo Centro Semilla para descargar al canal Chuvíscar.

Argumentó que es por ello que aún persisten ciertos olores en estas zonas del Centro, que pertenecen a la acequia subterránea, la cual ya no funciona como tal, pero se quedó la construcción por debajo de la tierra. 

Comentó que debido a estos trazos, Trasviña y Retes no permitió que la ciudad creciera hacia el poniente, por lo que comenzaron a extenderse al oriente y casas cercanas a los dos ríos, posteriormente se harían los barrios como Santo Niño, San Felipe, la colonia Industrial más al norte y para el sur sería la colonia Pacífico por donde está la Penitenciaría, pero por muchos años se impidió desarrollo hacia lo que ahora es la salida Cuauhtémoc. 

Esta tendencia de crecimiento de ciudad fue muy seguida a lo largo de las décadas y en la época moderna, se cuestiona una planeación poco favorable para los servicios básicos, que hasta ahora persisten dificultades, especialmente con las colonias muy alejadas tanto al norte como el sur.