Local

Convierten las calles en zona de muerte

En lo que va del año, aquí han sido localizados al menos 17 cuerpos en la vía pública y lotes baldíos

De la Redacción/El Diario
sábado, 11 mayo 2019 | 12:21
El Diario

Chihuahua.- El crimen organizado ha convertido las calles en cementerios clandestinos, en lo que va del año en la capital del estado, al menos diecisiete cuerpos -calcinados, torturados y encobijados- han sido localizados en la vía pública y lotes baldíos.

La mayor parte de los casos se registran al sur y suroriente de la ciudad, pero también la zona Centro y al norte de la mancha urbana han sido escenarios de este tipo de hallazgos macabros.

En medio de esta violencia generada por la disputa que mantienen grupos de la delincuencia organizada, familias y principalmente niños, se convierten en espectadores de la escena del crimen que queda enmarcada por las cintas en color rojo que se colocan cada vez que se presenta un hecho de sangre.

Para el doctor en psicología, Mario Muñoz Holguín, si bien la sociedad aún no ha perdido la capacidad de asombro y tampoco es indiferente a este fenómeno, prefiere no involucrarse por miedo a sufrir represalias.

Quien es testigo en un hecho violento o encuentra un cadáver en la vía pública, queda emocionalmente afectado y corre el riesgo de que a futuro, los menores que presencian estas situaciones, se insensibilicen y se involucren en este tipo de actividades.

La violencia incesante que se ha registrado en los últimos 12 años en la ciudad, ha generado que las calles se conviertan en escenarios de cruentos enfrentamientos que quedan expuestos a la vista de la sociedad, sobre todo de niños que quedan marcados por esa etapa y para ellos la cotidianidad de los hechos violentos tiene severas repercusiones en su desarrollo social y emocional.

En gran parte de los homicidios que se registran, los “sicarios” suelen ser jóvenes de entre 18 y 25 años, que durante su niñez o adolescencia vivieron en carne propia la violencia que se apoderó de las calles, esto, los llevó a inmiscuirse en actividades delictivas iniciando con delitos menores hasta llegar a cometer actos de alto impacto. Para el especialista en psicología, la violencia, no se ha normalizado entre la población, pues aún existe una sociedad humanizada que se compadece de las víctimas, sin embargo, el temor a involucrarse de más o dar detalles de los victimarios genera que se pretenda evadir la realidad que se vive, aunado a la desconfianza que se tiene en las autoridades.

Durante el mes de enero, se localizaron al menos tres cuerpos en la vía pública, el primero de ellos el día cuatro, cuando en la colonia aeropuerto se localizó el cuerpo de un hombre sin vida, mismo que estaba envuelto en una cobija y presentana golpes en diversas partes del cuerpo; al día siguiente, en el cruce de las calles Doblado y 26a, en el sector Centro, se localizan los restos de un hombre calcinado.

El día 22 del mismo mes fue localizado sin vida a quien se identificó como José Antonio Gómez, de 24 años, quien fue asesinado con múltiples impactos de bala en calles de la colonia Villas del Rey al norte de la ciudad.

Para el mes de febrero, el día 26, se localizó un cuerpo calcinado en la colonia Granjas Cerro Grande, al sur de la ciudad.

En marzo se registró el hallazgo de cuatro cuerpos, el primero, el día dos, cuando en el ejido Carrizalillo fue localizada una mujer sin vida, cuyo cuerpo estaba calcinado; el día 14, en este mismo sector se encontró otro cuerpo calcinado; para el día 19 en la colonia Los Llanos se halló otro cuerpo calcinado y finalmente, el día 30 en la zona de El Reliz apareció otro calcinado.

El 11 de abril, una mujer fue asesinada a bordo de su vehículo en plena vía pública frente a oficinas educativas en la calle Deza y Ulloa, mientras esperaba a su hijo que se encontraba en un centro deportivo.

El 20 de abril en pleno Centro, en las calle 19a y de La Llave se localizó un cadáver encobijado, mismo que presentaba una herida punzocortante en su cuello.

El 21 de abril, localizaron una mujer muerta en las inmediaciones del ejido Rancho en Medio, a un costado del bulevar Juan Pablo II, presentaba un impacto de bala en la cabeza.

El 25 de abril, en la colonia Praderas del Sur, el cuerpo de un hombre envuelto en una cobija fue localizado en la calle Praderas de Madagascar.

En el presente mes, el día 2 fue encontrado otro encobijado en calles de la colonia Industrial, siendo vecinos del lugar quienes reportaron el hallazgo; ese mismo día, el cuerpo de una mujer identificada como Nefatalí Axia se localizó en el camino que conduce a San Guillermo, la víctima fue estrangulada y le prendieron fuego.

El cuatro de mayo ocurrió uno de los crímenes que mayor impacto ha causado, cuando en la calle 18a de la colonia San Jorge, se localizó el cuerpo semidesnudo de la joven Myrna Iveth, quien fuera estrangulada por su victimario.

Dos días después, en la colonia Vida Digna al norte de la ciudad fue encontrado sin vida Luis Arturo Pérez Márquez, de 27 años, quien fue agredido a balazos y finalmente, el 10 de mayo, en calles del sector de las Quintas Carolinas, se localizó el cuerpo de un hombre con múltiples golpes y una bolsa de plástico en su cabeza.