Local

Critican falta de atención del Estado con desaparecidas

Paloma, Diana y Esperanza fueron asesinadas, mientras que de Alondra no se sabe nada desde hace 2 años

Francisco López/El Diario

Miguel Silva/El Diario

domingo, 30 junio 2019 | 14:55

Chihuahua.- Alondra, Paloma, Diana y Esperanza son cuatro mujeres que viven la injusticia que en Chihuahua, a tres de ellas su vida les fue arrebata de forma abrupta, provocando un inmenso dolor a sus seres queridos, mientras que en el caso de Alondra, aún continúa la ilusión de localizarla con vida y dentro de tres meses cumplirá dos años como desaparecida. 

Ayer, sus madres Jesica, Norma, Hilda y María clamaron por la justicia para sus hijas y coincidieron en criticar la falta de atención del Gobierno a sus casos, esto durante la presentación del documental “Como en Pausa”, que expone la deuda de justicia que el Estado y la sociedad tienen pendiente con ellas y que a pesar dolor y la desesperanza, continúan luchando para encontrar la verdad y cambiar la realidad que acecha a niñas, jóvenes y mujeres en todo el país. 

El cortometraje documental plantea cómo los feminicidios y desapariciones van más allá de las cifras o estadísticas alarmantes y que lo verdaderamente preocupante es el daño irreparable que enfrentan madres, familias y comunidades enteras. 

Las madres de estas jóvenes detallaron la angustia que vivieron desde que sus hijas desaparecieron, “no se trata de un libro o de una novela de terror, esto es real”, mencionaron mientras recordaban los días funestos en que sus pequeñas les fueron arrancadas para nunca más volverlas a ver. Norma Ledezma, a raíz de la muerte de su hija Paloma, ha iniciado con el activismo social para exigir justicia no sólo para ella, sino para todas las familias que tienen a un integrante desaparecido. 

Comentó que en efecto, los planes de vida que tenían quedaron en pausa, afirma que el Estado ha incumplido en su responsabilidad de ejercer justicia legítima, la cual dijo, tal vez nunca les llegará. Manifestó que la violencia en contra de las mujeres que se vive en Chihuahua es un problema del Estado y no de un gobierno en particular, pues lo mismo ha sucedido en los mandatos de Francisco Barrio, Patricio Martínez, José Reyes Baeza, César Duarte y Javier Corral, lo que refleja la falta de un esfuerzo real para prevenir esta situación y evitar que más familias sufran lo que ellas han sufrido. 

Acusó que en Chihuahua la justicia es selectiva, pues al momento en que el hijo o la hija o el familiar de alguién importante desaparece, inmediatamente se moviliza todo el aparato para localizarlo, pero en sus casos no sucedió así, “nuestras hijas no eran importantes”, lamentó. 

La activista también reconoce que han existido avances importantes; sin embargo, los pasos que se han dado no han sido suficientes, pues los gobiernos no destinan el presupuesto suficiente para la prevención de la violencia en contra de las mujeres y aunque se han encontrado con funcionarios públicos que tienen la voluntad de ayudar y hacer algo por ellas, desafortunadamente sirven a sus jefes y no se hace nada. 

De esta manera, sostiene que Chihuahua es un estado que mantiene una deuda enorme con las familias de las personas desaparecidas, “ Chihuahua se conoce por ser el estado grande, pero grande también en impunidad, insensibilidad y en falta de compromiso del Gobierno”, sentenció la activista.