Local

Cuarentena la lleva a cumplir su sueño

En confinamiento ha realizado alrededor de 60 cuadros con técnica de óleo

Juan Carlos Núñez/El Diario

martes, 12 mayo 2020 | 21:20

Chihuahua.- Samanta Ávila Laborico de 29 años es una joven arquitecta chihuahuense, quien durante la actual cuarentena generada por el coronavirus (Covid-19), ha aprovechado su tiempo para experimentar el arte de la pintura y hacer nuevos proyectos de vida. 

Ella estuvo en un rancho con sus padres en Satevó desde que inició la cuarentena, sin embargo por solicitud de la empresa, regresó a trabajar aunque desde casa en Chihuahua, pero reconoció que el tiempo en el campo fue muy proactivo y beneficioso, especialmente en los tiempos actuales de la pandemia. 

En su trabajo, se dedica al desarrollo de crecimiento de plantas maquiladoras en su infraestructura, pero uno de sus hobbies es pintar, algo que se le dio desde sus épocas de preparatoria en el Cbtis que estuvo en club de pintura. 

Cuenta que aproximadamente desde ese entonces ha realizado alrededor de 60 cuadros con técnica de óleo, la mayoría con temática de paisajes y han sido adquiridos por compradores o bien, algunos son peticiones de clientes. 

También ha sido modelo de la marca chihuahuense “Marieta” de bisutería y accesorios que fabrica la artesana Azucena Orozco de León, con quien tiene una fuerte amistad y cuyos diseños ha mostrado con elegancia y actitud. 

Otro de su arte es el óleo sobre madera en el que ha realizado pintura en superficies de troncos y dar un estilo muy original y muy solicitado. Incluso mandó sus obras a un concurso en la Casa de la Cultura de Zacatecas, que debido a la contingencia, está suspendido. 

“Yo creo que me ha gustado pintar paisajes por la paz que generan, que mi mensaje en las pinturas sea pacífico, cielos, nubes. Ahora con los troncos, la temática es más western, caballos, vaqueros en general, algo del campo.

De hecho comencé con esta técnica por un cliente que quería una pintura de su caballo, que tuvo que ser sacrificado y en lugar de un lienzo normal, pedía algo distinto. Se me ocurrió usar un tronco, lo limpié, se dejó la superficie lisa y comencé a experimentar para ver si la madera agarraba la pintura. El resultado es la cabeza del corcel, le gustó mucho”, platicó la original artista. 

En cuanto al aislamiento, fue muy diferente al resto de la población que debe estar encerrada en sus hogares. Al estar en el campo, pudo valorar el espacio abierto, la libertad de caminar sin riesgo, de pintar, de crear y sentirse afortunada. Además, hace tiempo que no convivía con sus padres de una forma tan cercana, por lo que favoreció la unión familiar. También dijo que fue como un respiro de la rutina al sentirse en un ciclo de únicamente trabajo y socializar, por lo que estar en el rancho le ayudo a retomar la pintura, convivir con la naturaleza y tener un 100 por ciento de inspiración. 

“Yo tenía mis planes, metas a corto plazo, las rutinas gimnasio, salidas con amigos; todo se detuvo por la pandemia, me hizo saber que yo no tenía control aunque sea mi vida, porque esto nos hizo a todos cortar nuestros planes y me hace valorar mucho a mis amistades, mis papás, pero sobre todo el tiempo y cuando podíamos hacer lo que quisiéramos; me refiero a salir si quería a cualquier lado, ahora no se puede. 

Ya estoy en la casa trabajando y no será hasta que termine la cuarentena cuando salga”, reflexionó Samy, como le dicen sus amigas. Dijo que al hablar con amigos que también están en cuarentena, se dio cuenta que fue afortunada de vivir la mayor parte de ella en el campo. Recordó tener una amiga que vive con su familia y su hermana doctora y lo difícil que es porque deben tomar medidas sanitarias muy extremas, algo que no tuvo que hacer al estar alejada de la ciudad. 

“Sí fui muy afortunada, eso de salir al campo te hace sentir la libertad realmente. Le di muchas gracias a Dios por algo que antes no lo veía como una ventaja o bendición sino algo normal, pero en esta situación me hizo sentir muy bendecida”, externó la profesionista. Manifestó que una de las actividades que quiere hacer una vez terminada la cuarentena es retomar clases presenciales de maestría o diferentes cursos, pero por el momento a cuidarse al igual que todos y tener la esperanza de que la contingencia pasará pronto y volverá todo a la normalidad, pero con un modo distinto de ver la vida. “Con más conciencia de la que tenemos y más afortunados de estar vivos”, expresó.