Local

Cuestionan CTM y CATEM reforma laboral

Dicen que esto permite que los patrones otorgen bajos aumentos

Manuel Quezada Barrón/El Diario

domingo, 04 abril 2021 | 05:00

La CTM y CATEM cuestionaron ayer la reforma a la Ley Federal del Trabajo que establece que el incremento al salario mínimo no podrá ser menor al índice inflacionario, ya que, así como los empleadores pueden aprovechar eso para otorgar bajos aumentos, también los puede sacar de competitividad por el esperado alto incremento inflacionario este 2021.

El secretario general de la Confederación de Trabajadores de México, Jorge Doroteo Zapata dijo que es real el riesgo que, en un escenario de control inflacionario, los empresarios opten por cumplir solo con lo que la ley indica de no dar un aumento por debajo de la inflación, solo otorgar una cantidad igual o marginalmente mayor.

Pero también no se puede dejar de lado el hecho de que este año, se tiene un importante crecimiento del índice inflacionario el cual a mediados de marzo ya andaba arriba del cuatro por ciento.

Dijo que las políticas públicas del actual gobierno son similares a países como Venezuela donde la inflación ya supera por mucho el 100 por ciento, por lo que de continuar con esta tendencia es posible que México vuelva a una inflación de más de dos dígitos.

En un caso, así y dada la adversa situación económica a causa de la pandemia del Covid-19, muchas empresas no podrían estar en condición de dar aumentos salariales por arriba de dos dígitos.

Observó que, por muchos años, los gobiernos federales mantuvieron un control estricto de los incrementos a los salarios equiparándolos al índice inflacionario y hasta por debajo, lo que llevó a una pérdida importante del poder adquisitivo.

Con la reforma a la Ley, ahora se corren riesgos tanto para los trabajadores como para los mismos empleadores.

En tanto, el secretario general de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México, Francisco Salcido Lozoya, apuntó que es real el riesgo de que, con la modificación a la ley, si se corre el riesgo de que los próximos incrementos al salario sean marginales, iguales o medio punto porcentual de la inflación, ya que, de esa forma, los empresarios estuvieran cumpliendo con el precepto.

Agregó que también se puede ver como algo positivo, porque por muchos años, los incrementos salariales no se daban con base a la inflación, sino que se tomaba el índice de precios, que mucha de las veces es menor.

Salcido Lozoya apuntó que al menos los últimos tres incrementos salariales estuvieron muy por arriba de los que aprobaron en su momento los gobiernos federales del PRI y PAN, se dieron muy debajo con la idea de atraer inversión extranjera directa y para competir en su momento con China, que tenía una de las manos de obra más baratas del mundo.

Indicó que se buscó abaratar demasiado la mano de obra, se precarizo en forma excesiva la mano de obra mexicana y el salario mínimo se fue hacia abajo cada vez más.

El dirigente sindical apuntó que, por otro lado, no se puede dejar de ver que México no está solo en el mercado mundial y es necesario ser cuidadoso para seguir siendo atractivo a la inversión, pero no apostando a bajos salarios, sino más bien a más y mejores empleos con gente más preparada.

Se debe buscar atraer empresas de alta tecnología que ofrezcan mejores salarios y no apostar a los salarios mínimos, aunque el aumento que se le dé cada año sea mayor a la inflación.

Por último, el secretario general de CATEM, indicó que, con los últimos incrementos porcentuales otorgados a los salarios mínimos en los últimos años, sí puede poner en riesgo a muchas empresas con contratos contractuales ya que no podrían hacer frente a nuevos ajustes en esa cantidad porcentual.