Local

Cumple Alondra 3 años desaparecida

'Desaparece' registro de las evidencias

Archivo/ El Diario

Salud Ochoa/El Diario

viernes, 18 septiembre 2020 | 10:10

Chihuahua.- Un vehículo viejo, una pala, restos de sangre y otros fluidos, fueron parte de la evidencia que la Fiscalía recabó en septiembre de 2017, horas más tarde de que Alondra Nolasco Corpus desapareció de su vivienda ubicada en la colonia Vistas del Norte.

Después, en mayo de 2018 se localizaron restos óseos -que incluían piezas dentales- calcinados y ropa en una casa de la colonia Diego Lucero, donde presuntamente habrían sido depositados por Ramiro C.C., el principal sospechoso de la sustracción de la niña.

Hoy, al cumplirse tres años de la desaparición de Alondra, nada de esa evidencia está en manos de la Fiscalía de Chihuahua. Fuentes al interior de la dependencia confirmaron que no existe registro del material antes mencionado, al igual que no hay indicios del paradero de Ramiro o el destino de Alondra.

La titular de la Fiscalía de la Mujer, Wendy Chávez, confirmó el pasado 16 de julio del año en curso que los restos localizados en la casa de Ramiro C. C., en 2018 sí eran humanos y fueron enviados a un laboratorio en Europa. Previamente, 2019, un equipo argentino de antropólogos forenses asumió el análisis de los restos; sin embargo, por la cantidad mínima de huesos fue necesario enviarlos a un laboratorio en Austria.

Aún no hay resultados

Cuestionada respecto a los avances en la investigación, la vocera de la Fiscalía de la Mujer Jéssica Rentería dijo ayer que aún no se tienen resultados de los análisis y que se continúa trabajando con el equipo argentino. En cuanto a la localización de Ramiro C.C., indicó que se sigue trabajando con las actividades de búsqueda; sin embargo, no hay datos concretos para ubicarlo. De igual forma, aseguró, siguen vigentes las brigadas para difundir el rostro de esta persona en la sierra, pero “no se ha presentado mayor actividad sobre reportes nuevos ni nada”.

A 36 meses de los hechos, Jéssica Corpus  -madre de Alondra- mantiene la esperanza de saber lo que ocurrió con su hija aunque, reconoció que la búsqueda se ha centrado en Ramiro porque sería él, el único que podría decir lo que pasó con su hija.

“Ya antes se hicieron muchos rastreos en busca de la niña, pero no hubo ni un dato, entonces dicen que la única manera es encontrar a Ramiro para que él diga qué hizo con mi niña”, señaló Jéssica en entrevista con El Diario pocos días antes del fatídico aniversario.

¿Avances? No hay ninguno, señala la madre de Alondra quien el próximo 23 de septiembre cumpliría 13 años de edad. Tenía 9 cuando se la llevaron y estaba organizando la fiesta de cumpleaños que disfrutaría por primera vez, tal y como lo dejó plasmado su madre en una publicación fechada en septiembre de 2019.

“…No hemos podido encontrarla, es muy triste, ya han pasado 2 años de su desaparición y seguimos en su búsqueda. Antes de que Alondra desapareciera estaba organizada una fiesta por su cumple y la de su hermana, sólo faltaban días para festejar, nadie podría imaginar que sería un día muy triste para la familia porque faltaba la invitada principal. Ese día esperaban tener muchos regalos porque nunca antes había tenido una fiesta y la alegría y sonrisas que se verían ese día se convirtieron en tristezas y llanto. Por favor ayuda…”, reza el mensaje de Jéssica en las redes sociales.

Sin embargo, la súplica de la madre no ha tenido eco, la autoridad parece ausente al igual que la justicia. El entorno donde Alondra vivía y del cual fue sustraída, es el mismo. El horizonte de Vistas del Norte no cambia, sigue siendo un punto de inseguridad y violencia.

“Hay dolor y frustración, de todo un poco. No hay noticias, cuando vamos a las reuniones sólo nos dicen que se sigue buscando, que el caso no se cierra, pero pues no hay nada. Todo lo que dicen es que hacen búsquedas, que no dan resultados. Hace como 3 meses tuvimos reunión y sólo dicen eso, que siguen buscando”, señaló y abundó en que de los análisis que se anunciaron respecto a los restos óseos localizados en la casa de Ramiro, tampoco tiene noticias.

Jéssica desconoce cuánto tiempo más llevará ese proceso porque, “como quien dice todo está parado, ya no hay movimiento”.

A mil 095 días de ausencia, Alondra sin embargo sigue presente en las fotografías, en las pesquisas que permanecen pegadas en algunos postes de la ciudad, en la sonrisa que emana desde la imagen de su rostro impreso y en el corazón de su madre.