Local

Cumple sueño Adair de ser un agente

Gadiel padece cáncer desde los dos años, vive con sus padres y su hermano menor, todos oriundos del municipio de Guadalupe y Calvo

Juan Carlos Núñez/El Diario

viernes, 29 octubre 2021 | 07:20

Gadiel Adair de seis años, recibió el título de Policía Honorario por parte de la Dirección de Seguridad Pública Municipal (DSPM), ya que su anhelo con llegar a ser oficial es tan grande, que la corporación le cumplió un sueño que él mismo creyó nunca podría alcanzar.

El es niño especial, que padece cáncer desde los dos años, vive con sus padres y su hermano menor, todos oriundos del municipio de Guadalupe y Calvo, un punto alejado de la capital, en la Sierra de Chihuahua y debieron migrar, al igual que muchas otras familias lo han hecho antes, debido a la escasez de recursos y empleos en aquella región y en especial para el tratamiento.

Debido a graves problemas de salud que le fueron detectados al cumplir dos años, entre ellos un tumor maligno y metástasis pulmonar, la vida de Gadiel no ha sido para nada llevadera. Las constantes quimioterapias y vueltas al Hospital Infantil, donde es atendido, parecieran mermar más su salud y ganas de vivir.

En cierta ocasión, con el ánimo caído y las fuerzas a punto de extinguirse, el pequeño comentó a una de sus enfermeras el gran deseo que tenía de convertirse en policía, lo que le permitiría cuidar a su familia y a las demás personas; casualidad o no, ésta no dudó en contactarse de inmediato con su hermana Sahira Coronado, una agente de la Dirección de Seguridad Pública adscrita al grupo de Policía de Proximidad, a quien le planteó la situación.

Sin escatimar en tiempo ni recursos, la policía de academia se reunió con sus compañeros para visitar al menor, conocer su historia de vida y gestionar con las formalidades que exige la institución, quizá uno de los mayores regalos que ha recibido en su corta vida.

A bordo de una patrulla y con una sonrisa que mostraba toda la felicidad que sentía, Gadiel fue trasladado desde su casa hasta la Comandancia Norte, donde pudo subirse a la unidad blindada Black Mamba, al helicóptero Halcón I y conocer las instalaciones, donde fue recibido por sus compañeros policías y bomberos.

En un evento privado, pero por demás emotivo y con la envestidura que le es otorgada, el director de la Policía Municipal capitalina, comisario Julio César Salas González, nombró a Gadiel Adair Arciniega Flores “Policía Honorario”, reconociéndolo como un miembro más de la corporación.

Además le colocó la placa en su pecho, el máximo distintivo que se le otorga a un policía, y que, sin duda alguna, será un aliciente y un motivo para que Gadiel luche día a día contra la terrible enfermedad que padece.