Local

Dan último adiós a chihuahuense víctima de tiroteo en El Paso

Fue una de las siete personas mexicanas asesinadas en lo que parece un ataque racial

De la Redacción/El Diario
sábado, 10 agosto 2019 | 13:10
Silvestre Juárez/El Diario

Chihuahua.- Cientos de personas se fueron congregando la tarde de ayer para recibir los restos de la empresaria chihuahuense María Eugenia Legarreta Rothe, recordada por todos como, “Güera”.

Las exequias de una de las 22 víctimas mortales de la masacre de El Paso se llevaron a cabo en medio de un ambiente apesadumbrado en la sala de velación número tres de Mausoleos Luz Eterna.

Bajo las escaleras y las bancas de madera yacen las cenizas de María Eugenia, una mujer a quien le arrancaron la vida durante un tiroteo perpetrado por un joven supremacista blanco que irrumpió el supermercado Walmart Cielo Vista de El Paso, Texas, y jaló el gatillo de un rifle de asalto para matar mexicanos inocentes.

María Eugenia dejaba que el tiempo pasara antes de ir a recoger a su hija al aeropuerto de dicha ciudad fronteriza.

Para ello acudió a aquel supermercado, en aquella precisa hora del día del 3 de agosto; al igual que otros siete mexicanos que también fueron asesinados.

Cientos de familiares, amigos, compañeros y conocidos que acompañaron a María Eugenia estuvieron allí, hablando entre grupos y lamentándose algo que los conmocionó hasta los huesos y les desdobló el alma.

Todos estaban ahí reunidos, siendo testigos de las consecuencias del odio racial que Patrick Wood Crusius, de 21 años, construyó hacia los mexicanos Crusius manejó desde su casa en el suburbio de Allen, cerca de Dallas, hasta El Paso. El recorrido tarda aproximadamente 10 horas en coche.

El tirador viajó de un extremo a otro para arribar a una ciudad con el propósito de detener la “invasión hispana de Texas”. Una ciudad cuyos habitantes están conformados por una mayoría hispánica del 83 por ciento.

Los vestidos y trajes negros, las caras jóvenes de familiares lejanos y cercanos murmuraban débiles y contrastaban con la urna blanca y reflejante de María Eugenia. Los familiares de la empresaria comentaron a medios de comunicación que no darían ninguna declaración.

“Es claro el dolor”, dijo uno de ellos al dar el aviso.

“Que no necesitemos nunca más dolor para demostrar todo nuestro amor, y que su muerte no sea en vano y mucho menos sea motivo de rencor. Yo la voy a recordar con esa sonrisa de siempre”, recordó Martha Legarreta, hermana de la víctima, hace días en una publicación en Facebook.

El cuerpo de María Eugenia fue velado desde las cuatro y media de la tarde hasta las diez de la noche, durante una tarde con lluvia. Las otras siete víctimas fatales de origen mexicano fueron identificadas como: Juan de Dios Velázquez Cháirez, Iván Filiberto Manzano, Sara Esther Regalado, Adolfo Cerros Hernández, Jorge Calvillo García, Elsa Mendoza de la Mora y Gloria Irma Márquez.

Hoy a las 12 del mediodía se celebrará una misa católica a honor de María Eugenia Legarreta Rothe en la capilla de Mausoleos “El Santo Cristo de la Esperanza”.