Local

Defraudan a exalcalde Cano por más de 500 mp desde penal

Fue víctima de una banda que opera desde la cárcel de Puente Grande Jalisco

De la Redacción/El Diario
sábado, 25 mayo 2019 | 10:47
El Diario | El exgobernador José Reyes Baeza -centro- y Alejandro Cano -derecha-

Chihuahua.- El exdiputado federal y también exalcalde de Chihuahua, Alejandro Cano Ricaud y su empresa Imper de Chihuahua S. A. de C.V., sufrieron un robo de más de medio millón de pesos, dentro de un caso que investigó la Fiscalía Centro como delito de fraude, y en el cual hay una banda ya sentenciada.

Armando Álvarez Alcaraz y María Alejandra Muñoz Cárdenas, son parte del grupo delictivo de extorsionadores que operaban desde el penal Puente Grande Jalisco, y quienes recibieron el dinero antes mencionado en sus respectivas cuentas bancarias, según lo que guarda la carpeta de investigación de la Unidad de Delito de Extorsión.

Alejandro Cano interpuso una denuncia el año pasado, y se abrió la causa penal 2562/2018, en esta refieren que el 14 de febrero de ese 2018 entre las cero horas a las 06:30, un trabajador de la empresa que aparece como testigo, recibió varias llamadas en su celular y en su lugar de trabajo Imper de Chihuahua, de un sujeto que se identificó como Alejandro Cano Ricaud, y quien con habilidad lo envolvió al grado de hacerlo creer que en realidad se trataba del dueño del negocio.

En la conversación le expuso que había tenido un accidente automovilístico fuera de la ciudad y que necesitaba que entrara a su oficina para buscar la póliza de seguro, pero el testigo le mencionó que estaba cerrada, fue entonces que el sujeto le dijo que buscara como ingresar sin importar si causaba daños, y así lo hizo confiado en que se trataba de Cano Ricaud.

Un vez adentro mantuvieron la conversación, el trabajador encontró la cantidad 541 mil 900 pesos, y se lo hizo saber al sujeto, entonces aprovechó para ordenarle que se trasladara a cajeros para hacer depósitos en varias cuentas.

Los agentes investigadores que tomaron el caso, rastrearon los depósitos, los números de cuenta y las llamadas, lograron establecer que salieron del penal de Jalisco, y con más pistas llegaron hasta los presuntos responsables.

Álvarez Alcaraz y Muñoz Cárdenas, fueron detenidos y presentados ante un Juez, y el pasado 23 de mayo del año en curso, en un juicio abreviado, los encontró responsables del delito de fraude y los sentenciaron a 4 años de prisión con una multa de 500 unidades de medida de actualización.

Christian Antonio Castillo Hernández y María Cristina Ochoa Aguilar, son parte de la banda y hace dos meses también fueron sentenciados por el caso.