Local

Dejan libres a los 340 migrantes

Siguieron su trayecto a los Estados Unidos; se deslinda el INM

César Lozano/ El Diario

lunes, 20 septiembre 2021 | 14:05

Chihuahua.- Los 340 migrantes que fueron rescatados el pasado viernes de una bodega ubicada en la colonia Vistas Cerro Grande, fueron liberados y la mayoría continuó su camino a los Estados Unidos.

De acuerdo con los testimonios recabados, la mayoría de los integrantes del grupo son hombres guatemaltecos de origen maya, cuyos familiares depositaron a contactos de redes de tráfico de personas una cantidad que ronda los 4 mil dólares, la cual liquidan al conseguir trabajo en los Estados Unidos, luego de establecerse en el vecino país.

El Instituto Nacional de Migración (INM) se mantuvo siempre al margen de este caso, pese a ser la autoridad facultada para proceder al resguardo y el acompañamiento que al final tuvieron que organizar asociaciones civiles y las autoridades municipales.

INDÍGENAS GUATEMALTECOS EN SU MAYORÍA

Juan, de 23 años, con notable timidez y desconfianza, reconoció ser del grupo que se encontraba en el interior de la bodega al sur de la ciudad, y dijo que continuará su camino hacia los Estados Unidos, pero primero se dirigiría a Juárez.

“Voy con mi hermano, es mayor que yo, ya vamos de salida. Allá en la casa teníamos varios días, pero ya no me acuerdo. Yo creo que me voy a quedar en México un ratito”, comentó renuente afuera de la Casa de Migrantes San Agustín, mientras su hermano hablaba por teléfono en lengua indígena.

Esperaban un transporte de Didi. En San Agustín se brindó albergue a 86 personas por petición del alcalde Marco Antonio Bonilla. Armando Chol Kuk, guatemalteco originario del departamento Alta Verapaz, dijo ser de las etnias maya y poqomam, se encontraba encontraba junto con su compañero de viaje, Frank Pak, afuera de la casa 1 de 7 Migrando. Ambos continuarían su camino hacia Juárez.

Armando dijo que en Guatemala no conseguía empleo bien remunerado y decidió intentar cruzar a los Estados Unidos, mientras Frank, también renuente, sólo comentó que tenían varios días en la bodega al sur de la ciudad, sin especificar cuántos. Ninguno cursó estudios básicos.

La encargada de comunicación de 1 de 7, Brenda Soto, confirmó que desde el principio recibieron a 250 personas, pero como no cuentan con capacidad para albergar tal cantidad, quedaron sólo con 134, de los cuales hasta ayer en la tarde se habían retirado 50 en varios grupos.

Soto explicó que estas personas eligen entre las opciones de quedarse a trabajar en el estado de Chihuahua, otras de buscar el cruce de la frontera por Ciudad Juárez, y otras más por Sonora, mientras que los menos optan por la repatriación voluntaria.

Al preguntarle sobre el rol que hasta el momento había tomado el Instituto Nacional de Migración (INM), comentó que percibieron total ausencia de las autoridades federales. “Realmente en el operativo sólo fue a observar un breve instante, pero ya, aunque tampoco tienen como mucho qué hacer. No está repatriando, no brinda este tipo de apoyo”, indicó, mencionando además que en reiteradas ocasiones los migrantes sufren la violación a sus derechos humanos por parte del INM.

El subdelegado del INM en Chihuahua, el militar Pedro Alberto Alcalá López, rechazó brindar cualquier información sobre este y otros casos.

Comían sólo sopas y estaban en condiciones insalubres

‘Luis Antonio’ de 36 años, también migrante guatemalteco bajo resguardo en la casa 1 de 7 Migrando, comentó que su situación como persona en condición de tránsito se derivó de las ganas por buscar establecerse en otro país, pues en su tierra se desempeñaba como ‘licenciado’.

“Las autoridades en las carreteras les quitan dinero a las personas a cambio de dejarte seguir”, dijo durante la entrevista y precisó que él había permanecido 20 días en la casa de Granjas Cerro Grande, donde comían sopa, tortillas, algunas veces huevos, una vez a la semana carne y se hidrataban con agua; relató que sufrieron las consecuencias del hacinamiento, el calor bajo el techo de lámina y las condiciones insalubres del lugar.

A Chihuahua llegó en camión y lo recogió una persona para llevarlo a la bodega, de ahí lo trasladarían a la frontera y continuaría su camino hacia los Estados Unidos con un guía. Refiere que en el lugar la mayoría eran hombres mayores de edad pertenecientes a etnias de Guatemala, además de 10 mujeres y algunos 15 menores. Aseguró que algunos llevaban hasta dos meses en el interior y que ignora por completo cualquier información sobre la red de tráfico de personas.

Se fueron del albergue municipal

El velador del Albergue Jorge Barousse confirmó que ayer al mediodía ya no se encontraba ninguna de las personas migrantes adentro, y que se fueron retirando horas después de que llegaron el pasado viernes, mientras el director del DIF Municipal, Mario García, indicó que quienes se retiraron lo hicieron por plena voluntad.

De los 60 varones mayores de edad que albergaron, 44 se retiraron del viernes a la tarde del sábado y los restantes 16 se fueron retirando horas después. Para ayer en la mañana ya no quedaba nadie.

La bodega en donde se encontraba el nutrido grupo sigue cerrada y con los sellos de clausura colocados en sus diferentes accesos, sin embargo, personas que se encontraban tomando bebidas alcohólicas en su exterior señalaron que adentro permanecía el encargado. “Tóquele, ahí está adentro el viejo”. También permanecía ahí la pick up roja en la que trasladaban el agua que les abastecían.