Local

Demolerán centro donde masacraron a 15

El día de ayer, 26 de septiembre, se cumplieron dos años

Francisco López/El Diario

De la Redacción

viernes, 27 septiembre 2019 | 16:00

Chihuahua.- El día de ayer, 26 de septiembre, se cumplieron dos años desde la masacre del Centro de Rehabilitación Uniendo Familias para Vivir Mejor donde fueron asesinadas 15 personas. Actualmente el lugar se encuentra vacío y su acceso principal se encuentra cerrada. El predio fue comprado por particulares quienes informaron que será demolido en próximos meses.

El lugar se ubica en Privada de Carlos fuero y 52ª, y en él se protagonizaron dos matanzas. La primera el 1 de abril del 2014, cuando era conocido como Centro “Nuevo Amanecer”. Ahí fueron atacados el director Osvaldo Macías Gutiérrez, de 42 años, quien murió en el lugar de los hechos, mientras que uno de los internos fue herido y trasladado a un hospital.

El Centro cambió su administración y continuó operando de forma irregular, según lo informó el entonces secretario de Salud, Ernesto Ávila quien aseguró que el sitio no contaba con los permisos correspondientes.

Sin embargo fue hasta el 27 de septiembre del 2017 tres años después, que el Centro ya rebautizado como “Uniendo familias, para Vivir Mejor”, que el lugar vivió una masacre peor, de las que más han marcado a Chihuahua y en la que 15 personas fueron asesinadas a las 22:00 horas por una célula criminal que irrumpió en las instalaciones y abrió fuego contra los internos dejando también 8 internos heridos que fueron trasladados a distintos hospitales, según las cifras proporcionadas por las autoridades de justicia tras el hecho.

Asimismo se dijo que se trató de una pugna entre las pandillas de los ‘Mexicles’ y ‘Aztecas’”, sin embargo aún no hay personas condenadas por esta matanza a dos años del crimen.

El lugar fue clausurado por autoridades sanitarias por lo que quedó abandonado. Según comentaron los ahora dueños del lugar el predio lo compraron a una mujer y piensan demolerlo con el fin de darle otro uso.

Por su parte vecinos de la zona manifestaron que el incidente del que muchos fueron testigos u oyeron los gritos y disparos los dejó marcados. Sin embargo señalaron que ahora se respira calma en estas calles, tras el cierre de este Centro en el que en dos hechos violentos murieron al menos 16 personas.