Local

Denuncia negligencia y omisiones en el Issste

Le cancelaron varias veces una cirugía

Fernando Reyes/El Diario

domingo, 22 marzo 2020 | 19:52

Chihuahua.- El señor Raúl Zuverza vivió un calvario tras sufrir una caída y terminar en el hospital del Isste en espera de una operación que nunca se le realizó. 

Luego de seis días de cancelaciones y malos tratos, el quejoso optó por realizarse la cirugía que requería en una clínica privada, gastos que deberán correr por cuenta del Issste. 

El quejoso explicó que fue el pasado 7 de marzo cuando sufrió un accidente en donde se lastimó el codo, tras la persistencia del dolor el día 10 decidió ir a revisarse al Issste en donde se le detectó una fractura, por lo que fue internado y se le indicó que sería necesaria una cirugía. 

Después de un tiempo en espera fue canalizado a una sala en el área de cirugía y sin prescripción alguna se le suministró una solución salina la cual hasta hoy desconoce que era. 

El afectado narró que un día después llega el doctor Rodolfo López quien con una actitud poco amable, le informa que solicitará el material para la cirugía y al día siguiente es decir, el jueves se le suspenden los alimentos como protocolo previo a la operación. 

Ese mismo día una enfermera de nombre Rocío, lleva a una practicante de enfermería y mientras el paciente dormía, le explica a la jovencita cómo es que se debe insertar la sonda, acción que la practicante realiza mal y el proceso lo repiten en varias ocasiones, lo que provocó que el señor Raúl despertara y se percatara que se encontraba en un charco de sangre. 

Mencionó que llegado el día viernes le cancelan la operación bajo el argumento de que había un problema técnico en el área de cirugías, por lo que le continúan suministrando la solución salina. 

“Después de algunos días de haber ingresado, mi presión sanguínea, así como ritmo cardiaco seguía elevándose día a día. Nadie revisa mi expediente, por lo que se continúa suministrando el líquido salino que nadie sabe quién prescribió. A las 6 de la tarde del viernes se suspende alimentación por otra posible programación para cirugía. 

A las 3 de la tarde del sábado, después de 24 horas en ayuno, me informan que nuevamente se suspende la operación, ahora se descompuso una máquina en quirófano, esa fue la explicación”, comentó con indignación el paciente afectado. 

Por lo anterior y luego de haber pasado seis días de calvario, decidió solicitar a presencia de un médico particular quien de inmediato le expresó la urgencia de la cirugía y la necesidad de retirarle la solución salina. 

De esa manera Raúl Zuverza, decide acudir a la clínica Panamericana en donde en menos de una hora le fue estabilizado el ritmo cardiaco y la presión arterial, se le realizó la intervención quirúrgica y en menos de cinco horas, se encontraba en reposo en su domicilio. 

Agregó que esa intervención fue solventada con recursos propios pero deberá ser pagada por el Issste, por lo que presentará la denuncia formal para realizar dicho trámite.