Local

Denuncian a cazadores de pericos

Una persona los atrapa en un domicilio, les corta las alas y los comercializa, aseguran

El Diario / Decenas de aves llevan años en los árboles del parque Santo Niño

Juan Carlos Núñez/El Diario

viernes, 25 septiembre 2020 | 17:15

Vecinos de la colonia Santo Niño denunciaron a cazadores de los pericos monje muy icónicos del parque central de la zona, que desde hace años se establecieron y ya son parte de la vida diaria, sin embargo personas ajenas los capturan, cortan alas y plumas, para luego venderlos como especie exótica sin ningún tipo de permiso. 

Dichas aves llevan algunos años en los árboles del Parque Santo Niño, donde se pueden apreciar en las ramas de los árboles y que han encontrado un oasis para anidar y es todo un espectáculo visual en esta área verde de la ciudad. 

Habitantes del sector manifestaron que una persona suele colocar jaulas de captura en un domicilio ubicado en la calle J. de la Luz Corral, quien no es vecino, pero se permite poner las trampas, posteriormente llega y maltrata a los pericos para luego ir a venderlos, por lo que han solicitado la intervención de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y afines. 

Los llamados loros monje, son especies invasoras ya que vienen de climas selváticos, sin embargo lograron adaptarse al clima extremo de Chihuahua, por lo que ya se pueden ver con mayor presencia en otros puntos de la ciudad, además de la colonia donde está el parque mencionado. 

El ahora lugar de las aves está ubicado entre las calles 31 y 33 colindantes con la José María Marí y la Escudero, el espacio es de los más bellos por su flora verde y la atención que los mismos vecinos le han dado, limpieza y riego, algo que las aves agradecen. 

A pesar de que se les ha visto en otras partes, el parque fue el primer lugar que desde el 2011 se identificó como especie invasora y que continuamente se tenían avistamientos. Se cree que alguna pareja de estas aves se escaparon de una jaula y posteriormente comenzaron a reproducirse. 

Encontraron la temperatura, comodidad y forma de sobrevivir en este parque, que hasta la fecha ha sido su hogar. Según se ha dicho, estos pericos suelen ser molestos por sus graznidos ruidosos y muerden cables de la luz, sin embargo nunca se ha reportado problemas relacionados con ellos, pero sí personas que los han molestado o querido atrapar. 

Actualmente, la Dirección de Desarrollo Urbano y Ecología, en coordinación con la empresa de servicios Ingeniería Ecológica y Desarrollo Sustentable S.C., trabaja en el monitoreo de la especie Myiopsitta monachus, también conocido como perico monje, especie exótica invasora, mediante el programa de Guardián Ecológico. 

Esta especie es nativa de Sudamérica, en donde se distribuye desde la parte central de Bolivia y el sur de Brasil hasta el centro de Argentina y es considerada como una especie exótica invasora ya que ha podido establecer poblaciones en países de América como Canadá, Estados Unidos, México, Puerto Rico, las Bahamas, las islas Caimán.