Local

Denuncian que trabajadores se bañan en regaderas de uso infantil

Madre de familia encontró a un adulto al que reclamó su presencia

Carlos González/El Diario
jueves, 10 octubre 2019 | 08:19
Francisco López/El Diario

Chihuahua.- Lidia Núñez Figueroa y sus dos hijos eran usuarios frecuentes del Centro Acuático Chihuahua, en donde se encuentra la alberca olímpica que se ubica en la Ciudad Deportiva y que depende del Instituto Chihuahuense del Deporte, sin embargo, hace unos días decidió no volver debido al peligro que, dice, corren los menores de edad porque los trabajadores están autorizados para bañarse en el lugar. 

“Hace unos días fuimos a nadar de 8 a 9 de la noche y al salir de la alberca mi hijo se adelantó a las regaderas, cuando lo alcancé me percaté que uno de los trabajadores se encontraba bañándose en esa zona exclusiva para niños de hasta 12 años, mi hijo salió de la regadera y yo le reclamé al hombre, identificado como empleado de limpieza del lugar y sólo se retiró”. 

La señora Lidia Núñez manifestó a El Diario que su inconformidad la llevó a los directivos del centro, quienes le comentaron que sólo cambiarían de área al trabajador que ingresó a bañarse a la zona de niños.

“Para mí es un tema delicado, el señor nada tenía que hacer en una regadera en la que sólo se permite la entrada a los niños, por eso creo que deben investigar y a los padres de familia les pido que estemos más atentos a lo que sucede en esas instalaciones”. 

Para ella, lo importante es que las autoridades tomen cartas en el asunto y que no se vuelvan a presentar situaciones que pongan en peligro a los niños que a diario asisten a nadar. “No puedo creer que un trabajador en horario laboral, se meta a bañar al área de niños; es algo muy peligroso”. 

Dijo que en el momento en que sucedieron las cosas y ante la búsqueda de respuestas del personal que labora en la alberca, uno de los guardias le confirmó que los empleados tienen autorizado usar las regaderas, sin embargo, Lidia Núñez lamentó que el individuo estuviera en el área de niños y no en la de adultos. “Aparentemente no habló con mi hijo, pero eso ya provocó desconfianza y no volveremos. 

El llamado es para los padres, para que no se confíen y que siempre estén atentos a sus hijos, el que adultos puedan entrar fácilmente y bañarse con ellos, puede generar alguna desgracia, por eso es el momento en que las autoridades también tengan un mejor control”, finalizó.