Local

Desafían las carencias

Por generaciones, las mujeres rarámuri también han luchado contra falta de oportunidades

De la Redacción/El Diario
viernes, 10 mayo 2019 | 13:13

Chihuahua.- Por varias generaciones, y hasta la actualidad, las madres rarámuri han transformado la crianza de sus hijos, desafiando las carencias, costumbres, discriminación y falta de oportunidades para darles un mejor futuro y mejores herramientas de vida.

Algunas de ellas incluso ya les inculcan la planificación familiar y el valor de la educación. Aunque en su cultura no hay un festejo para el día de la madre en específico, dicen que las "nanas" se ganan el respeto diariamente por el celo y la entrega que dan a sus hijos, a quienes literalmente llevan sobre sus espaldas apenas recién nacidos.

Aunque por costumbre las madres acostumbran tener más de dos hijos, en la actualidad las más jóvenes señalan tener algunas otras aspiraciones, aunque reconocen en sus madres que salieron de la Sierra y las trajeron hacia la ciudad, en busca de escuelas y mejores oportunidades para ellas.

Marta Plomo se dedica a hacer ladrillos junto a su esposo Isidro, debido a que los niños están en un colegio para el cual necesitan cuotas mensuales, útiles escolares y sobre todo uniformes y zapatos. "Desde las cinco de la mañana yo me levanto para darles su almuerzo y su lonche. Cuando se van yo me pongo a trabajar.

La mayor tiene seis años y el menor 5, detalló la joven madre de apenas 25 años y quien el día de hoy acudirá al festival escolar, donde dijo, su hija le tiene una sorpresa. Aunque señaló que al principio hacer ladrillos le parecía muy "trabajoso", en la actualidad se desenvuelve con mucha destreza. "Yo quiero darles la oportunidad de estudiar, algo que yo nunca tuve pero que para mí es importante.

Mi hija quiere dos carreras, ser maestra y doctora y el niño dice que quiere aprender artes marciales y ser soldado", platicó.

Por su parte la familia Romero, que encabeza la madre Kika y que componen hasta 15 miembros señalaron que la maternidad inicia desde jóvenes, sin embargo muchas de ellas, las más jóvenes se embarazan en edades más avanzadas y prefieren tener menos hijos.

No obstante generaciones más antiguas tienen bastante descendencia, con alrededor de seis hijos, que van ido disminuyendo hasta dos, que son los ideales según destacaron. Reyna Espino Cruz, quien apenas está embarazada destacó que se siente nerviosa pero contenta.

"Pues como madres es un orgullo, ahorita nuestras tías nos explican que no tengamos pendiente con eso, nosotros llegamos acá buscando trabajo, mejores cosas para los niños, yo estaba trabajando pero me salí por el embarazo", comentó.

Sin embargo trámites que parecieran simples como sacar un acta de nacimiento para las jóvenes son parte de los muchos gastos que conlleva el tener a sus hijos.

Las familias que viven en la colonia Ladrilleras, viven dentro de pequeños jacales que ellos mismos construyen pero en condiciones de hacinamiento ya que no pueden fincar con otros materiales pues las tierras donde trabajan haciendo los ladrillos le pertenecen a otros particulares quienes se las prestan mientras trabajan para ellos.

No obstante la mayoría de los hijos de estas nuevas generaciones acuden a la escuela, dominan mejor el español y tienen nuevos proyectos de vida, que dicen agradecen al esfuerzo de sus madres.

Para quien desee apoyar a estas madres puede comunicarse a los teléfonos 614-115 6909 o 614-115 9349, o acudir a la calle Ladrillo de la colonia Ladrilleros Norte, donde son muchas las necesidades.