Local
Hospital central Militar, 80 años a la vanguardia

Desarrolla vocación por la enfermería

“Se requiere pasión, pero también afinidad en la atención de los pacientes", expresó Anabel López

Francisco Córdova / El Diario

lunes, 21 noviembre 2022 | 22:41

Cada 20 de noviembre, a la par de los festejos revolucionarios, se conmemora en México la instauración del primer Hospital Central Militar, hace 80 años. Directa e indirectamente esta institución sigue formando parte de la salud en todo México, incluso en el Hospital Regional de Chihuahua hasta donde llegó la teniente enfermera Anabel López, que luego de 23 años de trabajo en el Hospital Central ahora desarrolla su vocación y comparte sus conocimientos y profesionalismo con compañeros y pacientes en esta entidad.

Para Anabel el formar parte de una institución como lo es el Ejército Mexicano ha sido siempre un orgullo, y más allá de los retos que representa una formación militar, para ella está más presente la satisfacción de ser parte del proceso de sanación de un paciente, pues afirmó que son más las gratificaciones que las dificultades en una labor como la que desempeña.

Señaló que para la enfermería militar se requiere pasión, pero también empatía en la atención de los pacientes, que al enfrentar una situación de salud crítica son invadidos también por diversas emociones, en ocasiones de enojo, frustración y tristeza, que hay que saber sobrellevar con ellos, ponerse en su lugar, y esperar que éstas se desvanezcan al salir recuperados por las puertas del hospital, explicó.

“Como enfermera hay que tener empatía, ponerse en el lugar de la persona que llega en ocasiones triste, enojada, incluso sin el apoyo de la familia que puede estar lejos. Y además de brindar la atención médica y profesional, siempre está el apapacho y hacerlo sentir como en casa”, explicó.

En su larga carrera por el Hospital Central Militar, la enfermera asignada en distintas áreas que fueron desde Medicina crítica en la unidad de terapia intensiva, otorrinolaringología y cirugía de cabeza y cuello y en la sala de ortopedia y columna y un área de infectología, explicó.

En Chihuahua se encuentra desde hace cuatro años y actualmente el área de Emergencias, donde es uno de los primeros rostros que ven los pacientes que llegan al hospital. Al tratarse de la atención a militares y sus familias en ocasiones el trabajo intenso de los elementos los lleva a tener otro tipo de atenciones, pero de las que de cualquier manera se busca salgan avante.

Si bien señala que su experiencia en el Hospital Central, uno de los más equipados y de tercer nivel, fue de mucha enseñanza y trabajo, dijo que continúa en constante capacitación incluso en Chihuahua, donde calificó que existe un gran calor humano y gran profesionalismo.

Cabe destacar que Anabel ha sido un ejemplo para sus dos hijas, y también para futuras generaciones que buscan una carrera de salud en el Ejército Mexicano, a quienes conminó a seguir firmes en sus aspiraciones.