Local

Descarta FGE que haya funcionarios implicados en actos de pedofilia

Aunque las investigaciones prácticamente acaban de iniciar

El Diario

Heriberto Barrientos Márquez/El Diario

sábado, 10 octubre 2020 | 15:40

La Fiscalía General del Estado (FGE) señaló ayer que hasta el momento no se tiene evidencia de que en la red de pederastas encabezada por Jaime Avelino "N", haya tenido participación algún funcionario de esa institución y/o de cualquier otra. 

El portavoz de la FGE, Carlos Huerta, manifestó que no se tiene dentro de la carpeta de investigación evidencia en ese sentido, ni datos tangibles. 

Lo anterior, luego de que una víctima del acusado, quien permanece recluido en el Cereso número Uno de Aquiles Serdán, declaró públicamente a este medio de comunicación que dentro de esta red estarían involucrados funcionarios públicos de la propia Fiscalía General del Estado, así como del ayuntamiento de Chihuahua. 

“Hasta este momento no se tiene evidencia de que haya tenido participación algún funcionario de cualquier nivel. No se tienen datos tangibles”, subrayó Huerta este viernes. Manifestó que, como lo declaró el pasado jueves el fiscal general César Peniche, las personas adultas que participan en los videos sexuales donde aparecen niños y jovencitos no han sido identificadas. 

Carlos Huerta indicó que, de identificarse a personas adultas involucradas en los abusos cometidos contra los niños, se procedería a presentarles cargos ante la ley. El menor que fue víctima de Jaime Avelino declaró a El Diario que esta red tenía al menos 12 años operando en la ciudad. 

Él fue enganchado a los 14 años, es decir en el 2013, pero fue en el 2018 cuando decidió acudir a interponer la denuncia ante la Fiscalía de la Mujer. El delito por el cual se le formularon cargos a Jaime Avelino ante el juez de Control fue trata de personas con penalidad agravada en la modalidad de producción, almacenamiento, comercialización y/o distribución de materiales con contenidos sexuales. 

Según la fiscal de la Mujer, Wendy Chávez, las víctimas serían todos hombres de ocho a 16 años.

Para poder acceder al domicilio del pederasta hay un sistema electrónico de acceso, así como de videograbación. Es en este lugar donde las autoridades investigadoras localizaron y aseguraron en un cateo cámaras fotográficas profesionales, videocámaras y una considerable cantidad de teléfonos celulares.