Local

Desempleo en población indígena los orilla a regresar a las calles

En todo el estado existen 45 mil personas dedicadas al trabajo doméstico

Silvestre Juárez/El Diario

De la Redacción

miércoles, 30 septiembre 2020 | 20:50

Chihuahua.- La desocupación de trabajadoras de empleo doméstico, o bien limpieza o cuidado en casas ajenas, afectó directamente las dinámicas laborales de la población rarámuri de algunos asentamientos, ya que muchas de las mujeres que no se dedican a la artesanía se emplean en este rubro, lo que ha provocado que este desempleo orille a la población indígena que emigra de la Sierra a regresar a las calles o buscar otras oportunidades de trabajo que en ocasiones les es difícil por la barrera del idioma, estudioso incluso la falta de documentos. 

Alejandra Bustillos, gobernadora del asentamiento Carlos Arroyo, destacó que la mayoría de las mujeres de este sitio se dedican al trabajo doméstico o en casa, mientras que los varones se emplean en la construcción, si bien desde varios meses atrás, desde junio, este oficio ya se consideraba esencial, el trabajo en casa sí vio una baja debido a que los empleadores prefirieron cancelar los servicios por el temor a los contagios. 

Según la última estadística publicada por el Inegi en todo el estado existen 45 mil personas dedicadas al trabajo doméstico, que en 2019 se esperaran pudieran afiliarse al Seguro Social, pues de este total sólo cuatro mil lo estaban, mientras que el resto se encuentra en la informalidad. 

Según el citado instituto el trabajo doméstico remunerado es realizado primordialmente por mujeres, ya que 95 de cada 100 empleados en esta actividad son mujeres. 

Con ello el fenómeno de salir a las calles a pedir o regresar incluso a sus comunidades fue una opción, como lo fue en el asentamiento El Oasis. Aunque en últimas semanas y con la reactivación de diversas actividades y el anuncio incluso del cambio de semaforización al color amarillo se espera que este tipo de rubro que carece de varias prestaciones se reactive, pues fue uno de los que más afectaron a los asentamientos, cuyo fuerte es la artesanía, la construcción y el trabajo doméstico.